Entrevistas

Albert Ros (Jirada): “En el futuro viviremos el Gran Hermano de los youtubers”

albert ros jirada
Escrito por Ana Muñoz

Entrevistamos a Albert Ross, business manager de Jirada, una agencia de publicidad compuesta únicamente por nativos digitales, que cuenta con unas ideas muy transgresoras.

En 2011, inmersos en plena crisis, un grupo de “colegas” universitarios deciden fundar una agencia de publicidad con cero euros en el bolsillo. Ocupan el piso de un amigo para poder trabajar y, a cambio, le llevan los tuppers de sus madres. A pesar de las reticencias de familiares, compañeros y gente del sector, deciden seguir adelante porque ven un nicho de mercado muy potente: los nativos digitales.

Teniendo en cuenta que todos ellos pertenecen a esta generación, se ponen manos a la obra y comienzan a hacer pequeños trabajos para amigos de amigos, pequeños comercios, recomendaciones…etc. “Vimos que habíamos nacido con el expertise digital, al igual que los jóvenes de ahora. En ese momento nos dimos cuenta de que podíamos competir con agencias más grandes y fue cuando comenzamos a participar en concursos”, señala Albert Ross. 

Entonces llegó el primer gran proyecto de Jirada: Nescafé. “Ganamos nuestro primer concurso, y a día de hoy lo seguimos recordando porque continuamos trabajando con ellos. La campaña era para Nescafé y se llamaba Moliendo tus momentos. Vinculábamos el café a situaciones que le habían pasado a los usuarios de Facebook y lo trasladábamos a distintos puntos de venta, como cafeterías, pero había un componente diferenciador: la geolocalización”, explica Ross. 

Después vinieron Vueling, Sportium, Cirsa, La Caixa, FC Barcelona, Nesquick…y muchos más. Gracias a ello, presumen de desarrollar su negocio a un ritmo impactante, y no es para menos. Crecer un 50% cada año no es tan fácil como parece. “La crisis nos enseñó a desarrollar la creatividad y a justificar cada euro que invertían en nosotros. Eso nos ha permitido conectar mejor con las necesidades de los departamentos de Marketing, que cada vez más, necesitan administrar su inversión y encontrar nuevas maneras de llegar al target que desean”, añade Ros.

Una de las grandes ventajas que tiene esta compañía es que todos ellos ya entienden cómo funcionan las redes sociales, qué es lo que hay que hacer en cada una y cómo pueden captar la atención del consumidor, al contrario que la mayoría de las agencias tradicionales.

“Si mi madre quiere hacer una fiesta en casa lo llamaría guateque, una palabra anticuada, pasada de moda y que mucha gente no entiende. Eso es exactamente lo que les pasa a muchas compañías: han tenido que adaptarse y que enfocarse en un target joven que no acaban de entender. No tienen ese rollo y, como consecuencia, no generan engagement”, explica el directivo.

Los nativos digitales y la publicidad

En vez de con una barra de pan, los nativos digitales han nacido con Internet bajo el brazo y cuentan con una serie de características difíciles de satisfacer a nivel online: les gusta recibir información rápida y breve, prefieren las imágenes al texto y trabajan en paralelo o en modo multitarea.

“Si el anuncio no puede ser consumido mientras el usuario está haciendo otra cosa, no funcionará. Por ejemplo, tiene que hacer efecto mientras van en el metro o ven un vídeo de YouTube”, advierte Ros. En este sentido, asegura que un banner puede resultar efectivo si tienes una campaña muy potente con un personaje que todo el mundo reconoce. Aún así, reconoce que no tendrá la misma efectividad que un contenido patrocinado. “Nosotros queremos que el usuario se inspire a través de la publicidad, y con un banner eso es prácticamente imposible”, afirma.

En cuanto a las tendencias de publicidad que nos invadirán los próximos años, Ros cree que hay un claro vencedor: el formato audiovisual. “Si hace 4 años nos preguntaran cuántos vídeos vemos a través del móvil, no nos aproximaríamos a la cifra real ni de lejos. Pensaríamos que se nos fundirían los datos en un minuto”, añade el directivo. Igualmente, destaca el modo multitarea de los usuarios y, sobre todo, lo que denomina streaming social.

“Dentro de unos años, lo último será poder retransmitir en directo todo lo que hacemos. Al igual que ahora los youtubers ahora hacen vídeos semanales, en un futuro tendremos un Gran Hermano, a gran escala, de gente corriente. Será algo así como El Gran Hermano de los youtubers“, explica.

El directivo señala que estas celebrities narrarán su vida sin tapujos y sin ninguna intimidad. De esta forma, la gente podrá saber qué está haciendo su influencer favorito en todo momento.

Si esta última predicción se acaba cumpliendo, puede que no cobremos sólo por producir un contenido invasivo, sino que también paguemos por ello.

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.