Empresa

1.000 millones y cambio de junta para que acabe el bloqueo de ZTE en EE.UU

1.000 millones y cambio de junta para que acabe el bloqueo de ZTE en EE.UU

La disputa entre ZTE y Estados Unidos podría tocar a su fin: para superar el bloqueo comercial, la tecnológica asiática deberá pagar 1.000 millones de dólares de sanción y cambiar su junta directiva.

Hace apenas dos semanas te relatábamos cómo la multinacional ZTE estaba a punto de salvarse gracias a un preacuerdo entre Estados Unidos y China: el propio Trump era el encargado de anunciar algo parecido a un indulto ante el bloqueo comercial de la tecnológica asiática, que abarcaba los próximos siete años y que hasta la fecha, ha provocado graves pérdidas económicas a la compañía, situadas en los 3.100 millones de dólares.

Por supuesto, el fin del veto no era gratuito, sino que pasa por una cuantiosa sanción monetaria y la exigencia de diversos cambios que ZTE tendrá que llevar a cabo para poder volver a comercializar sus componentes con las compañías del país norteamericano. La prohibición de exportación emerge de la violación de las sanciones estadounidenses al comercializar tecnología de telecomunicaciones a Irán y Corea del Norte.

Hoy, Wilbur Ross confirmaba que se ha llegado a un acuerdo, por el cual ZTE deberá cumplir en un plazo no superior a treinta días las condiciones impuestas por el gobierno estadounidense si quiere retomar sus operaciones comerciales. De lo contrario, está condenada a un agónico final puesto que la firma ha tenido que paralizar gran parte de su producción en tanto que adquiere una altísima proporción de sus componentes y software en Estados Unidos, de donde proceden entre el 20% y el 30% de sus componentes críticos.

¿Por qué Trump quiere ayudar en la ‘crisis de ZTE’?

Para volver al  ruedo comercial, ZTE tendrá que abonar una multa de 1.000 millones de dólares, un importe menor a los 1.190 millones previstos en un inicio, y además, deberá acometer cambios en su junta directiva, expulsando a uno de sus miembros, perteneciente al Partido Comunista. Por si eso no fuera suficiente, también deberá haber funcionarios de Estados Unidos dentro de la empresa para monitorizar la actividad comercial y reportar la información al Gobierno de Trump. Por último, se exige un depósito en garantía de 400 millones de dólares, en palabras del propio secretario de Comercio servirá “para pagar futuras multas”.

La situación no está resuelta del todo, ya que pese a que Trump ha dado el visto bueno, el interior del Congreso está revuelto y se muestra hostil. Incluso se prevé que tanto demócratas como republicanos unan fuerzas para bloquear la negociación. De hecho, la Cámara de Representantes ha aprobado recienetemente un proyecto de ley que podría quebrar el acuerdo. Se trata de una enmienda a la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), que haría obligatorio que todas las decisiones relacionadas con defensa y seguridad tengan que ser aprobadas por el Congreso.

Y como a perro flaco todo son pulgas, esta semana también salía a la luz una denuncia de violación de patentes a ZTE: un desarrollador de software texano alega que el teléfono inteligente ZTE Blade, así como otros dispositivos, utilizan partes de siete patentes registradas para administrar la vida útil de la batería y gestionar las notificaciones y transferencias de datos.

Fuente | The Wall Street Journal

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.