Empresa

Ya hay fecha para la decisión final de la UE sobre las prácticas monopolísticas de Intel

Intel detecta un agujero de seguridad en sus chips 10 años después

El próximo seis de septiembre, los máximos tribunales europeos decidirán sobre la multa de 1.060 millones de euros impuesta en 2009 a Intel por sus controvertidos descuentos a fabricantes de PC para acorralar a AMD.

Después de la histórica y monumental multa de 2.420 millones de euros impuesta a Google por prácticas monopolísticas con su comparador de tiendas online, el siguiente gran objetivo de la Unión Europea en su misión sancionadora es Intel. El fabricante de chips ya fue sancionado con nada menos que 1.060 millones de euros por tratar de echar del mercado a su principal rival -AMD- en 2009, pero la multinacional estadounidense recurrió la decisión al considerarla injusta.

En ese sentido, el máximo tribunal europeo -con sede en Luxemburgo- decidirá si mantiene o rebaja la multa a Intel el próximo seis de septiembre, día clave para el futuro económico de esta marca. Recordemos que en ese momento fue la máxima multa impuesta a una compañía tecnológica, superando los más de 800 millones que se habían cobrado las instituciones europeas de Microsoft en el pasado.

El caso, que se ha prolongado más de una década, tiene su origen en los acuerdos que Intel ofreció a algunos fabricantes de PC como Dell, Hewlett-Packard (actual HP Inc.), NEC y Lenovo para hacerles descuentos de escándalo a cambio de que compraran bien en exclusiva, bien de forma preferente sus chips en lugar de los de AMD.

Desde que se pusiera en marcha la investigación y posterior sanción económica, Intel no ha cesado en su empeño para evitar esta milmillonaria condena. En ese sentido, la firma ya recurrió la sentencia anteriormente, sumando a la pendiente de revisión otra vista en 2014 (favorable al veredicto y la multa inicial). A favor de la postura de Intel -que defiende no haber perjudicado a ningún rival con su oferta de descuentos- está el respaldo mostrado por el asesor judicial independiente del Tribunal de Justicia Europeo Nils Wahl, quien también mostró sus dudas sobre estos supuestos perjuicios al mercado. Si bien sus recomendaciones no son vinculantes, lo cierto es que las máximas autoridades judiciales de la UE suelen seguir estos conejos en cuatro de cada cinco casos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.