Empresa

Volvo se deshará del diésel en 2023 y lanzará su primer modelo eléctrico en 2019

Volvo se deshará del diésel y lanzará su modelo eléctrico en 2019
Escrito por Lara Olmo

A partir de 2023 todos los vehículos de Volvo serán eléctricos o híbridos. El fabricante asegura que se inspira en Tesla, aunque lo cierto es que las restricciones legales de muchos países al diésel están obligando a fabricantes como este a apostar por motores más eficientes.

El futuro inmediato del gigante Volvo es eléctrico. Así lo ha manifestado el CEO de la compañía, Hakan Samuelsson, quien ha confirmado que la generación actual de motores diésel será la última y a partir de 2023 centrarán el negocio en el vehículo eléctrico e híbrido y en el desarrollo de la plataforma MEP (Modular Electrification Platform).

Para entender el calibre de esta decisión basta fijarse en lo que a día de hoy representan las ventas del segmento diésel de Volvo: sólo en Europa, su mercado más importante, suponen más del 50% del total de coches que distribuye.

Según ha explicado Samuelsson, este viraje se inspira en el buen devenir de Tesla, fabricante que ha marcado un antes y un después en el segmento del coche eléctrico asequible, creando un nuevo mercado en el que Volvo quiere tener un papel relevante.

Aunque lo cierto es que las medidas legales que están tomando algunas países para limitar o incluso restringir la circulación de vehículos contaminantes también está empujando a los fabricantes a adaptar su oferta.

El último de ellos ha sido Reino Unido, donde han las autoridades del país han elaborado un programa para reducir el número de vehículos Diesel, ofreciendo subvenciones a los conductores que se deshagan de ellos y prohibiendo la entrada de estos motores en ciertas áreas urbanas, bajo amenaza de multa.

¿Cuánto gasta un coche eléctrico?

Desde Electrek informan que el fabricante está presionando para tener listo su primer modelo eléctrico puro en 2019, previsiblemente un SUV (todoterreno ligero y compacto cuya demanda no deja de crecer) con una autonomía de 400 kilómetros y que saldría al mercado de forma global a un precio entre los 35.000 y los 40.000 dólares.

El lugar para su fabricación podría ser China, donde las ventas de coches eléctricos crecen a buen ritmo.

Samuelson cree que a partir de 2020 los fabricantes que no apuesten por el coche eléctrico tendrán serios problemas. A partir de este año, la plataforma MEP de Volvo se convertirá en el foco principal de la compañía. Una arquitectura que se podrá utilizar en vehículos eléctricos de entre 100 y 450 kW de potencia y también en baterías de hasta 100 kW de capacidad y que permitirá reducir los costes en la producción.

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.