Empresa

Visionarios de la tecnología moderna: Satya Nadella

Satya Nadella anuncia Sangam, el primer proyecto entre Microsoft y Linkedin

Satya Nadella cogió el testigo del exitoso Bill Gates y del carismático Steve Ballmer al frente de Microsoft. Bajo su batuta, la compañía se ha reorientado hacia el segmento profesional, con los servicios cloud como bandera. Este es el perfil del hombre que resucitó Microsoft.

La historia de Microsoft es una historia de personas, de egos y de filosofías vitales muy distintas. Y es que, quizás esta compañía sea una de las que más se impregnan de la forma de pensar y trabajar de sus CEO, marcando de esta manera una diferenciación clara de las distintas etapas evolutivas de la firma según quién estuviera al timón en cada momento.

Solo tres personas han tenido el honor de ponerse al mando de la multinacional de la que surgieron el sistema operativo Windows, la suite ofimática Office o dispositivos tan vanagloriados como la XBOX.

El primero fue Bill Gates, fundador de Microsoft, quien logró elevar a la pequeña startup a los altares de la industria del software. Bajo su mando, la empresa batió todos los récords bursátiles, se consolidó como la referencia de la informática de consumo y sentó las bases para una hegemonía que perdurara más allá de los tiempos.

También fue, en el lado negativo, protagonista de algunas de las persecuciones regulatorias más notorias, especialmente en el Viejo Continente, debido a la situación de monopolio de la compañía y los favoritismos que imprimían a productos como sus navegadores en Windows.

El segundo fue Steve Ballmer, quien se mostró mucho más proclive a entrar de lleno en la batalla por los dispositivos físicos, con una apuesta tardía por el mercado de la movilidad -donde ya reinaban Android e iOS- mediante la milimillonaria compra de Nokia. Su estrategia no funcionó como él se esperaba, hundiendo la valoración bursátil de Microsoft y acabando por eliminar de lleno toda su división móvil.

Un desastre que, como muchas las caídas a los infiernos, permitió a la firma resurgir de las cenizas con miras renovadas y una ilusión enfocada en nichos de mercado mucho más lucrativos y sostenibles de cara al futuro.

El encargado de comandar esta particular revolución es Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft desde 2014. Bajo su batuta, la multinacional ha mutado de formas insospechadas, con un giro hacia el software de código abierto antaño detestado, con una apuesta clara por el pago por uso y las fuentes paralelas de ingresos (incluso ofreciendo gratis la actualización a Windows 10 para monetizarlo luego mediante apps y servicios incorporados) y, por encima de todo, con la nube y los servicios B2B como grandes pilares del crecimiento de la organización.

¿Quién es Satya Nadella?

Satya Nadella forma parte de la nueva generación de ejecutivos de Silicon Valley (en este caso, en una concepción muy amplia geográficamente, ya que Microsoft está radicada en Redmond, en el estado de Washington) que provienen de cunas muy distintas a la del norteamericano medio. En el caso particular de Nadella, hablamos de un ejecutivo nacido hace casi 50 años en la ciudad india de Hyderabad del estado indio de Andhra Pradesh.

Después de cursar sus estudios básicos, el joven Nadella ingresó en la Universidad de Manipal, donde se licenció en Ingeniería Eléctrica. No fue hasta que llegó a Estados Unidos cuando obtuvo su título en Ciencias de la Computación, en este caso por la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. Su educación quedaría completa con un MBA por la Universidad de Chicago.

Su carrera profesional comenzó en cuanto acabó la universidad, aunque apenas dos empresas figuran en su CV, muestra de su enorme fidelidad corporativa. La primera de ellas fue Sun Microsystems (ahora perteneciente a Oracle), donde ocupó diversas responsabilidades, siempre en el área de ingeniería. Fue en 1992 cuando se unió a la empresa de sus sueños, Microsoft, como vicepresidente de la División de Negocio y también de la investigación y desarrollo (I+D) para la División de Servicios Online; lo que hoy llamaríamos cloud.

Posteriormente, Satya Nadella ocuparía diversos cargos en la multinacional (presidente de la división de Servidores y Herramientas o como líder del lanzamiento de la propuesta cloud Windows Azure, vicepresidente de Microsoft for Business y vicepresidente ejecutivo del grupo de negocio de cloud). Como se nota, la nube siempre ha formado parte del esquema vital de Satya Nadella, como ahora está quedando demostrado en su labor como CEO de Microsoft.

Casado desde 1992 (justo el año en que ingresó en Microsoft) y con tres hijos, Nadella atesora actualmente una fortuna de unos 3.800 millones de dólares, acumulados principalmente gracias a su labor en la firma que hoy preside. De hecho, es relativamente extraño encontrarlo en actividades que no estén vinculadas a la compañía de Redmond o a alguna iniciativa de colaboración tecnológica participada de algún modo por esta multinacional. Entre las raras excepciones, Satya Nadella figura en el consejo de administración de Starbucks, la principal red de cafeterías del mundo.

¿Cómo es la Microsoft de Satya Nadella?

Satya Nadella ha cambiado por completo la visión, misión y objetivos de Microsoft, en una clara apuesta por los servicios profesionales en la nube que llevan a la histórica compañía a competir frontalmente contra Google, Amazon Web Services y muchas otras empresas nativas de este entorno. Un cambio de rumbo que ha encantado a inversores, accionistas y a las propias cuentas de resultados de la firma de Redmond, pero que trae aparejados algunos daños colaterales no tan positivos, como varias rondas de despidos.

Por otro lado, hemos asistido a una progresiva ‘googlerización’ de la Microsoft encarnada por Satya Nadella. Y es que los de Redmond se han unido incluso a Cloud Foundry Foundation, entidad sin ánimo de lucro que está detrás de la plataforma como servicio de mismo nombre, actualmente usada por la mitad de las empresas del Fortune 500. Lo ha hecho, además, en calidad de socio de oro, el mismo nivel que ostenta Google desde hace algún tiempo, cuando ya emprendió estos mismos pasos (además de contratar al exdirector general de la fundación, Sam Ramji, para trabajar en las filas de Mountain View).

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.