Empresa

Pros y contras de ser autónomo en España vs. Europa

Pros y contras de ser autónomo en España vs. en Europa

¿Es mejor trabajar como autónomo en España o en Europa? Echamos un vistazo a las diferencias entre ser trabajador por cuenta en nuestro país y en los de nuestros vecinos europeos, atendiendo a las cotizaciones, condiciones económicas o tipos de cobertura.

Actualmente, más del 65% las compañías españolas contratan entre tres y diez autónomos al año, ya que el trabajo variable y remoto no ha dejado de crecer desde el comienzo de la crisis, también a causa de las mejores tecnológicas y el auge de la figura del freelance, ligada a la flexibilidad laboral y al incremento de la movilidad. La mejora de condiciones económicas como la ampliación de la tarifa plana, aprobada en el marco de la Ley de Emprendedores en 2013, también ha favorecido que un número mayor de autónomos pueda iniciar su actividad por cuenta propia. 

Más de 30 cosas que puedes deducirte como autónomo en 2017

Desde la gestoría online Sapientia, especializada en autónomos, han querido analizar la tendencia creciente del trabajo autónomo en el mercado actual, con diferencias notables entre países. Por ejemplo, el 40% de los nuevos puestos de empleo pertenecen a este tipo de trabajadores, mientras que en Alemania -país con la cuota más cara del Continente-, el trabajo de este tipo ha descendido. Según un estudio de Forbes, el país que mejor trato otorga a los trabajadores por cuenta propia en Europa es Francia. Veamos, a continuación, las diferencias de un lugar a otro.

Francia

Una de las principales ventajas es que los autónomos franceses no pagan ningún tipo de cuota en el primer año desde su alta. Tras este período, el coste de la misma depende de su nivel de ingresos y del tipo de actividad. Se aplica un 12% de los ingresos para las actividades comerciales, 18,3% para las profesiones liberales y 21,3% para los servicios. En cuanto al IVA no declaran IVA, no repercuten IVA pero no pueden deducirse los iVAs soportados.

Analizando la cobertura, desde Sapientia muestran que los trabajadores por cuenta propia en dicho país tienen derecho a asistencia sanitaria, jubilación, incapacidad temporal y pensiones de viudedad e invalidez. Los gastos de sanidad deben ser abonados por el usuario, recibiendo a posteriori un reembolso de entre el 65% y el 100%.

Reino Unido

Es otro de los países con condiciones más óptimas gracias a su sistema progresivo en el que se establece una cuota por tramos de ingresos. Quien facture por debajo de los 8.400 euros anuales únicamente paga un seguro semanal de 3,80 euros, resultando una media de en torno a 16 euros al mes. Cabe destacar que en España, salvo la habitualidad en la actividad, no deben darse de alta en el RETA al estar por debajo del SMI.

Por encima del umbral de 8.400 euros anuales los autónomos pagan una cuota de 12 euros semanales -58 mensuales-, a la que se añade el 9% de los ingresos totales. No existen declaraciones declaraciones trimestrales de IVA y los impuestos se pagan anualmente en función de lo facturado en el ciclo fiscal. En cuanto a las contingencias, están incluidas la pensión estatal básica, baja de maternidad y prestación por fallecimiento. No queda cubierta ni la incapacidad temporal ni el subsidio por desempleo.

Italia

En este país mediterráneo no existe cuota a pagar a la seguridad social, ya que solamente debe abonarse el impuesto de la renta en función de sus ganancias. Esto supone un 20% de lo que facturan anualmente. El IVA se hace de forma anual y tiene un tipo general del 22%.

Los trabajadores italianos por cuenta propia deben registrarse en el sistema de Seguridad Social, que cubre la jubilación, enfermedad, discapacidad, prestaciones por desempleo y asistencia sanitaria.

Portugal

Nuestros vecinos lusos no tienen que pagar cuota a la seguridad social. Tampoco es obligatorio pagar el IVA por lo que no lo repercuten y por consiguiente no pueden deducirse el IVA soportado. Como impuesto de la renta pagan un porcentaje de los ingresos anuales, cantidad que puede suponer tipos bastante altos en función del nivel de ingresos: un 14,5% si facturan menos de 7.000 euros al año, 28,5% hasta los 20.100 anuales, 37% hasta los 40.000, 45% hasta los 80.000 y 48% por encima de esta cifra.

En cuanto a coberturas, el régimen General de Seguridad Social de los trabajadores autónomos de Portugal, garantiza la protección en las mismas eventualidades que a los trabajadores por cuenta ajena, pero con determinadas particularidades en la protección en el desempleo, la enfermedad y la maternidad y paternidad.

Holanda

Los autónomos en este país pagan 50 euros anuales por estar inscritos en la Cámara de Comercio. No existe cuota de seguridad social, pero es obligatoria la contratación de un seguro médico obligatorio cuyo coste se sitúa en los 100 euros mensuales. En Renta, los impuestos son bajos (12,25%) si se factura por debajo de los 33.000 euros anuales, subiendo al 40% al superar este umbral.

Las declaraciones del IVA son de carácter anual y sujetas al régimen general con un tipo general del 21%. No hay coberturas ni acceso a casi ningún tipo social a no abonar cuota. Así, los autónomos holandeses deben costearse su propio seguro médico y de jubilación.

Dinamarca

La figura del autónomo danés no existe como tal: los trabajadores freelance son propietarios de una “Enkeltmandsvirksomhed”, o lo que es lo mismo, una empresa personal sin capital social y sin límite de responsabilidad, similares a la figura del autónomo español. No existe cuota mensual, se factura con IVA en régimen general y se abona entre el 25% y el 50% de impuestos de la renta en función del beneficio a final de año, entre los que está incluida la Seguridad Social y prestaciones como desempleo, maternidad o enfermedad.

Alemania

Por debajo de los 17.500 euros anuales y los menores de 30 años o los que facturen menos de 1.700 euros al mes están exentos del pagar la seguridad social y también del pago del IVA. Los impuestos sobre la renta son progresivos y por debajo de los 8.600 euros anuales no hay que pagar nada.

La parte más negativa es que los trabajadores alemanes por cuenta propia no están integrados en el sistema estatal de salud, debiendo costearse su propio seguro médico. Aquellos que no estén exentos de la cuota (140 euros al mes) y paguen su seguro de salud, abonarán más de 300 euros mensuales.

España

La cuota mínima mensual en España -sin tener en cuenta las bonificaciones previas como la tarifa plana de 50 euros mensuales que sube progresivamente durante los siguientes 18 meses al comienzo del inicio de la actividad- es de 267 euros siendo esta cuota mínima para una base mínima de cotización de 893,10 €.

Se puede escoger una cuota superior para una mejor cobertura de atención sanitaria gratuita, baja por enfermedad, maternidad, riesgo en el embarazo y pensión de jubilación, servicios cubiertos por la cuota abonada a la Seguridad Social. Por ello, España es uno de los países europeos con más coberturas para los autónomos, pese al largo camino que queda por avanzar y las principales reclamaciones desde diferentes organizaciones de este colectivo.

Además, en España se deben realizar declaraciones trimestrales de IVA y de IRPF, cuyas cantidades cambian en función de la facturación, beneficios y tipo y antigüedad de actividad. 

Fuente | Gestoría Online Sapientia

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.