Empresa

Ventajas de usar tarjeta de crédito de empresa

Los almacenes Target acuerdan 10 millones de dólares a clientes afectados por un ciberataque
Escrito por Lara Olmo

Dados los problemas que encuentran muchas pymes y emprendedores para acceder a financiación, las tarjetas de crédito corporativas son una solución. Te contamos sus ventajas.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la pequeña y mediana empresa es el acceso a financiación. De hecho un porcentaje elevadísimo de lo préstamos que solicitan a lo bancos son rechazados y el motivo suele ser su baja capacidad crediticia y la falta de avales. Pero, ¿y si no fuera esta la manera más cómoda y accesible de conseguir fondos?

Una de las maneras más simples y más inteligentes para las pymes de cubrir sus necesidades de financiación es solicitando una tarjeta de crédito corporativa. Con ocurre con las de uso personal, ofrece una línea de crédito con un límite establecido, lo que . significa que, una vez pagado, puede volverse a emplear de nuevo.

Un millón de pymes españolas carece de acceso a financiación

Son muchas las entidades que ofrecen tarjetas de crédito para empresas, pero antes de decantarse por esta opción, es conveniente que el emprendedor o empresario compare los beneficios, las tasas de interés y los plazos de unas y otras,  antes de decantarse.

Cuando el negocio es muy pequeño, probablemente la entidad financiera solicite alguna garantía personal. De esta forma, si el negocio atraviesa una situación delicada y no pudiera correr con los gastos, es el empresario a nivel personal quien tiene que responder y afrontarlos.

Ateniendo a la experiencia del emprendedor Levi King, quien ha recurrido a tarjetas de crédito corporativas durante casi 20 años, son varias sus ventajas:

  • Ventajas personalizadas: la tarjeta de crédito te recompensa cada vez que la usas y según tus necesidades y las de tu empresa. Por ejemplo, si viajas a menudo, puedes solicitar un plan que te premie con descuentos en coches de alquiler, hoteles o vuelos.
  • Mayor rapidez: comparado con un préstamo o una línea de crédito, solicitar una tarjeta de crédito para tu empresa te parecerá pan comido. No necesitas reunir un plan de negocio exhaustivo ni años de declaraciones de impuestos, ni detallar el estado financiero.
  • Estimula el límite de crédito: las tarjetas de crédito corporativas suelen tener un techo de gasto más alto que las de uso personal, lo que significa que puedes aumentar el poder adquisitivo de tu empresa y hacer inversiones serias sin que tu cuentas personas se resientan.
  • Mejor organización: si tienes una tarjeta de crédito para tu empresa, es más fácil llevar un control mensual y trimestral más meticuloso de tus gastos. La mayoría incluyen informes anuales de gastos que se pueden descargar directamente en tu software de contabilidad. Además te permite simplificar el control tributario, de tal forma que separas las facturas y gastos empresariales de los personales. 

Los autónomos dicen adiós al asesor fiscal ¡Hola automatización!

  • Separar lo personal y los negocios: si hay un error frecuente entre muchos emprendedores es el de emplear la tarjeta de crédito personal para financiar los gastos del negocio. Cayendo en este error el empresario se arriesga a agotar su cuentas personales y por tanto a arruinarse.
  • Minimiza riesgos: tener una tarjeta de crédito de empresa es mucho menos arriesgado que el préstamo de un banco o una fuente de financiación alternativa. Puedes volver a disponer de crédito en cuanto terminas de pagar, sin necesidad de aportar avales ni garantías.
  • Efectivo de emergencia: si atravesaras una situación delicada, la tarjeta de crédito de empresa te permite contar con una fuente de dinero extra. Pero cuidado, porque un adelanto de efectivo siempre incluye un incremento de los intereses y las comisiones, así que no es una solución a la que recurrir con frecuencia.
  • Contabilidad de los empleados: algunas tarjetas de crédito corporativas permiten incluir las de los empleados, lo que result útil para llevar un control de los gastos que cargan en la empresa. Además puedes fijarle un límite.

 

 

Vía | entrepreneur.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.