Empresa

Varapalo de la UE a Uber: es una empresa de transporte y debe tener licencias

Los coches eléctricos de Uber llegarán a Madrid en el próximo 2017
Escrito por Lara Olmo

Un abogado general de la Unión Europea ha declarado a Uber empresa de transporte privado y por tanto tiene que ajustarse a las licencias oportunas. Aunque no es vinculante, podría ser un adelanto de lo que finalmente sentencie el Tribunal Europeo.

Uber es una empresa de transporte y como tal hay que concederle las mismas licencias y autorizaciones que se le exigen a otras entidades que realizan la misma actividad. Esta es al conclusión a la que ha llegado uno de los seis abogados generales de la Unión Europea, tirando por tierra los argumentos de la empresa estadounidense, que se define como mera intermediaria entre conductores y viajeros.

“La prestación de transporte constituye el elemento principal desde un punto de vista económico, mientras que el servicio de puesta en contacto de pasajeros y conductores mediante la aplicación para teléfonos inteligentes es un elemento secundario”, afirma el letrado.

Además, añade, “Uber no ofrece un servicio de vehículo compartido, ya que los pasajeros deciden el destino y a los conductores se les abona un importe que excede ampliamente del mero rembolso de los gastos ocasionados”.

Con este dictamen, se da vía libre a los veintisiete países comunitarios para que obliguen a Uber a tener licencias para ejercer su actividad, algo que en España ya pasaba, con las famosas VTC. Aunque la compañía publicara ayer un informe solicitando su supresión, ya que consideran que sostienen el monopolio del taxi y que son un freno al empleo en el sector del transporte privado.

La postura del abogado general de la Unión Europea (figura jurídica que colabora con los jueces del Tribunal Europeo) no es vinculante, porque no tiene potestad para tomar decisiones finales, aunque suelen coincidir en las posturas.

BlaBlaCar demanda a España ante la Comisión Europea

Por eso, puede ser un adelanto de la decisión que finalmente acabe tomando esta institución jurídica, con sede el Luxemburgo, que aún se encuentra deliberando sobre si Uber es una empresa de transporte o una plataforma intermediaria cuya labor se limita únicamente a poner en contacto a conductores y clientes.

La postura de Uber es que al carecer de flota de vehículos propia y no pagar salarios a los conductores, no deberían someterse a la misma regulación que el sector del taxi. En cualquier caso, ya han respondido a la declaración del abogado asegurando que si finalmente se les considerara una empresa de transporte, su operativa actual “no cambiaría en la mayoría de países de la Unión Europea“.

Vía | El Mundo

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.