Empresa

Vacaciones ilimitadas: un peligro para la productividad y bienestar del empleado

empresario de vacaciones

Simliflying mejoró su productividad al lograr aumentar la felicidad de sus empleados en un 25% tras eliminar las vacaciones ilimitadas y adoptar otra curiosa política.

Tener vacaciones ilimitadas parece un lujo: descansar todo lo que quieras y escaparte de la rutina en cualquier momento. No obstante, parece ser que en realidad es todo lo contrario.

Cuando una empresa adopta con buena intención una política de vacaciones ilimitadas realmente provoca que los trabajadores se pidan menos días libres. La presión por trabajar lo mismo o más que el de al lado no deja de estar ahí, por lo que los empleados se cortan más a la hora de cogerse vacaciones.

En compañía de aviación SimpliFlying se dieron cuenta de que sus empleados no eran más felices por tener vacaciones ilimitadas, y no les estaban haciendo ningún favor. Por ello, el CEO de la empresa, Shashank Nigam, adoptó una nueva técnica para asegurarse de que todos los trabajadores descansaran.

Este CEO ayuda a sus empleados a cumplir sus propósitos personales

En SimpliFlying las vacaciones son obligatorias. Todos los empleados deben tener una semana de vacaciones pagadas cada 8 semanas, sin excepción. Pero eso no es todo: los trabajadores están obligados a desconectar completamente durante los 7 días, de lo contrario no recibirán el sueldo correspondiente a esa semana. Esto quiere decir desconexión absoluta: está prohibido mirar o responder al correo o cualquier llamada o mensaje del trabajo.

Los empleados no pueden elegir que semana les corresponde, se les asigna y deben obedecer.

¿Que ocurrió?

La productividad de los empleados al volver de vacaciones había incrementado un 13%; su creatividad un 33% y su felicidad un 25%. Los trabajadores regresaban renovados, y sin sentimiento de culpabilidad por tomarse tiempo libre.

Es importante tener en cuenta que SimpliFyling es una empresa pequeña, con 10 empleados. No obstante, es interesante investigar cómo se podrían implementar técnicas similares en grandes empresas. Al principio SimpliFlying desacertó con ciertos aspectos del programa, pero ahora han aprendido a mejorarlo y a repartir las vacaciones de tal manera que ningún proyecto o cliente quede desatendido, siendo cuestión de probar y adaptarlo.

Vía | Inc.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!