Empresa

UGT denuncia a Deliveroo, Glovo y Ubereats por su relación con los repartidores

UGT denuncia a Deliveroo, Glovo y Ubereats por su relación con los repartidores

Nuevo aprieto para las empresas de economía colaborativa en España: Deliveroo, Glovo, Stuart y Ubereats han sido denunciados por UGT en la Dirección General de Trabajo por la relación laboral de falsos autónomos que tienen con sus repartidores.

Este mes de diciembre una inspección de trabajo concluyó que los trabajadores de Deliveroo son asalariados y no autónomos como indica el contrato con la empresa, por lo que la compañía tendrá que abonar 160.814 euros por las cotizaciones a la Seguridad Social no pagadas hasta el momento. Ahora, la UGT acaba de registrar una denuncia en la Dirección General de Trabajo con el objeto de señalar la relación laboral entre los trabajadores de Deliveroo, Glovo, Ubereats y Stuart, denominados “riders” y las mencionadas empresas.

Bajo lo que denominan “el barniz de la digitalización”, se arrasa con los derechos laborales de los empleados: desde el sindicato han subrayado que estas compañías de economía colaborativa comparten modelo económico, valiéndose de una aplicación móvil para conocer la geolocalización en tiempo real del repartidor, responsable de distribuir comidas y paquetes, e impartir órdenes, ofertas y sanciones. La app organiza horarios y distribuye la franja del día en la que el trabajador podrá recibir pedidos. Sin hacerlos, no se percibe dinero alguno pese a estar en la calle y con total disponibilidad.

4 puntos para averiguar si eres un falso autónomo

El comunicado oficial de UGT explica que esta iniciativa legal pretende demostrar la existencia de una relación laboral con los repartidores, lo que contradice la tesis de las compañías como Ubereats o Deliveroo, que consideran autónomos a sus trabajadores. Según el sindicato, los trabajadores se encuentran “atrapados en un sistema impuesto en el que las condiciones vienen dadas y no pueden negociar el precio de los pedidos y servicios, aunque las empresas lo modifican unilateralmente”. 

Algunos de los principales indicios que demuestran que existe una relación laboral son que los trabajadores de estas compañías dependen de la empresa a la que prestan servicios para poder trabajar, la compañía es la que les brinda la infraestructura y los recursos necesarios, imparte la formación previa, está prohibido que hablen con los proveedores y llevan la imagen de la empresa por toda la ciudad. 

Desde la Unión General de Trabajadores subrayan que “aquellos que no cumplen con los criterios impuestos con estas empresas son desconectados, despedidos, cesan su actividad sin explicaciones ni indemnizaciones”. El sindicato señala una nueva modalidad en la que dejan a cero horas en la siguiente semana de trabajo a los repartidores que no acatan sus órdenes. Además, se han recogido casos de despidos llevados a cabo desde apps de mensajería como WhatsApp.

Toda la responsabilidad recae sobre el trabajador

Por otra parte, la denuncia destaca que Deliveroo, Glovo, Stuart o Ubereats hacen recaer en los repartidores toda la responsabilidad de la relación laboral, ya que son ellos los que asumen el IVA, IRPF, seguridad social de autónomos, mantenimiento del vehículo o los seguros. Por su parte, las compañías ingresan ganancias por parte del consumidor y por el trabajador”.

Desde UGT han destacado que resoluciones como la reciente para Deliveroo deberían “ser extensibles a todas las provincias y empresas que utilizan el mismo sistema de trabajo”. El sindicato pide a Trabajo que la situación se resuelva con urgencia para que el colectivo de trabajadores recupere sus derechos y salga de la precariedad, ya que la mayoría percibe un sueldo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. La organización ha puesto a disposición del colectivo la plataforma sindical Turespuestasindical.es, desde la que se atiende la denuncia de riders y motoristas a pie de calle.

Imagen | Shopblocks

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.