Empresa

Uber niega (sin éxito) el robo de propiedad industrial de Waymo/Google

coches-autónomos-Uber-ya-circulan-con-pasajeros-reales

El juez a cargo del robo de 14.000 documentos de Uber a Waymo se cansa de que no aparezcan los archivos mientras el supuesto ladrón sigue en nómina de la compañía.

Los buenos resultados financieros de Uber no ocultan el complicado momento por el que esta compañía está pasando. Y es que, después de convertirse en la joya de la corona de la economía colaborativa, a la startup milmillonaria del polémico Travis Kalanick no dejan de crecerle los enanos, ya sea en forma de escándalos por acosos sexuales, dimisiones clave cuanto menos inesperadas o accidentes de sus coches autónomos.

Precisamente en torno a sus coches autónomos es donde Uber tiene su mayor quebradero de cabeza en estos momentos, especialmente tras la denuncia de Waymo (filial de Google para esta tecnología) acusando a Kalanick y los suyos de haber robado más de 14.000 documentos con datos clave sobre el desarrollo de estos vehículos sin conductor. Un caso que puede acabar con las aspiraciones de uno de los tres grandes contendientes de esta batalla (junto a la propia Waymo y Tesla) si se demuestra que su tecnología es un copia y pega de la de Google.

Pues bien, y siguiendo el guion que marcaría cualquier abogado defensor, Uber se ha declarado completamente ajena a este robo de propiedad industrial, en tanto que afirman su sistema de conducción autónoma es “totalmente diferente” al de Waymo. Lo han dicho sus representantes ante el juez que lleva el caso (el ya famoso en disputas por patentes tecnológicas, William Alsup), quien no se ha creído ni por un segundo esta versión.

Las razones para desconfiar de Uber no son pocas. Por lo pronto, Anthony Levandowski (el ejecutivo de Google que supuestamente robó esos documentos al marcharse a Uber) sigue trabajando para la app de transporte colaborativo. De hecho, según Reuters, Levandowski ya se ha acogido a la Quinta Enmienda de la Constitución norteamericana para evitar autoincriminarse y no tener que testificar.

Por otro lado, el juez Alsup se ha sorprendido de que en la investigación -comenzada tras la denuncia del pasado mes de febrero- no se haya encontrado ni un solo archivo relacionado con el caso en los servidores de Uber. Un hecho que desde la compañía ven como una muestra de que nunca “tuvimos ni usamos cualquier información obtenida de Waymo”, pero que el juez entiende sospechoso. Por ello, Alsup ha ordenado una búsqueda más exhaustiva de la información, además de amenazar a Uber con la imposición de las medidas cautelares que exige Google si no aparece esa información. “Si no pueden encontrar los archivos, habrá medidas cautelares. Ni vosotros mismos (Uber) estáis negando que Levandowski tenga los 14.000 documentos y, manteniéndole en nómina, sois perfectamente capaces de usarlos”, llegó a decir el juez.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.