Empresa

Uber podría enfrentarse a cargos criminales por su robo de información a Waymo/Google

Un juez ha desestimado el “intento a la desesperada” de Uber para ser sometida a arbitraje y no a un juicio al uso por su robo de información del coche autónomo a Google.

El coche autónomo está viviendo un gran momento de democratización, pero también una cruenta batalla en los tribunales. Es la guerra que mantienen Waymo (filial de Google para esta tecnología) y Uber, después de que la primera haya denunciado a la segunda por el robo de más de 14.000 documentos con datos secretos de estos vehículos sin conductor.

Uber trató de negar la evidencia ante el juez William Alsup, tristemente famoso por su implicación en numerosas disputas en la guerra de patentes vivida en la industria TIC, pero no ha logrado su objetivo precisamente. De hecho, este magistrado acaba de denegar la petición de Travis Kalanick para tratar de que el caso se decidiera mediante un arbitraje y no afrontando el camino judicial habitual.

“Este fue un intento desesperado por Uber para evitar la competencia del tribunal. Damos la bienvenida a la decisión del tribunal hoy, y esperamos que se determine que Uber es responsable en la corte por su mala conducta”, ha detallado Alphabet, matriz de Waymo, en un comunicado oficial.

Además, Alsup ha movido ficha de una manera que seguro preocupa  sobremanera a Kalanick y el resto de directivos de Uber, ya que pueden enfrentarse no sólo a una cuantiosa multa, sino incluso a cargos criminales. Y es que el juez también ha dado orden de remitir el caso al fiscal federal para investigar si se podría tratar de un posible robo de secretos comerciales.

Hasta ahora, la acusación era de violación de la propiedad industrial y, desde Uber, han tratado de derivar toda responsabilidad hacia el exempleado de Google que se llevó estos documentos, Anthony Levandowski. De aceptar el fiscal el caso, la historia cambiaría notoriamente: la acusación hablará de una treta perfectamente orquestada a tres bandas -Levandowski, Otto (firma adquirida por Uber) y la propia Uber- para obtener de forma ilegal esa información clave en el desarrollo del coche autónomo.

Recordemos que Anthony Levandowski sigue trabajando para la app de transporte colaborativo. De hecho, según Reuters, Levandowski ya se ha acogido a la Quinta Enmienda de la Constitución norteamericana para evitar autoincriminarse y no tener que testificar.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.