Empresa

Trump insiste a Apple en que traslade sus fábricas a EE.UU

Escrito por Marcos Merino

Las declaraciones de Trump (realizadas a través de Twitter) dan a entender la inminente aprobación a aranceles a la electrónica de consumo (que hasta ahora se había visto al margen de la guerra comercial entre EE.UU y China).

En una de sus últimas intervenciones tuiteras, el presidente estadounidense Donald Trump ha sugerido hace unas horas que Apple debería trasladar sus plantas de fabricación a Estados Unidos como una forma de salvarse de los efectos de la actual guerra comercial entre su país y China (en forma de arenceles que repercutan sobre el precio de los productos de la tecnológica). Y es que, pese a que la electrónica de consumo ha sido mantenida hasta ahora al margen del conflicto por ambos gobierno, todo indica que eso estaría a punto de cambiar, y que la última tanda de aranceles impuestos por EE.UU podría afectar a productos de compañías como Apple, Fitbit y Sonos, aumentando hasta en un 25% los precios de algunos de los productos más populares de los de Cupertino (AirPods, Apple Watch, HomePod, Mac Mini, etc).

¿Podría provocar Trump que los iPhone se fabricaran ahora en los EEUU?

Para evitar todo esto, Trump ha instado a Apple a construir nuevas fábricas en suelo americano, y ha puesto encima de la mesa la posibilidad de que la compañía cuente con incentivos fiscales para realizar dicha reubicación. No olvidemos que, pese a que Apple sí ensambla en EE.UU sus Mac Pro, todos los demás productos de la compañía se fabrican desde hace años en China. Sin embargo, Apple no se ha mantenido al margen del nuevo espíritu en favor del “Made in USA” que recurre su país de origen: varios de sus proveedores de componentes (como Foxconn) ya han decidido retornar sus fábricas a EE.UU, y la propia compañía de la manzana mordida ya ha expresado, a través de su CEO Tim Cook, su deseo de invertir “cientos de miles de millones de dólares” para contratar a más trabajadores estadounidenses en los próximos años e invertir en fabricación nacional.

El problema que se le plantea a Apple es que, si bien seguir el consejo de Trump le permitiría no verse afectado por los aranceles, no está claro que pueda llegar a rebajar el precio final de sus productos: su presencia en China respondía ante todo al menor precio de la mano de obra en el gigante asiático, un ahorro con el que ya no podría contar. Y mover toda su infraestructura actual en China (numerosas fábricas, muy cercanas entre sí) a EE.UU sería bastante costoso a corto plazo.

Vía | The Verge

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.