Empresa

Trucos para crear un espacio de trabajo productivo, saludable y creativo

Trucos para crear un espacio de trabajo productivo, saludable y creativo

Si trabajas en una oficina oscura, desordenada, caótica o simplemente desactualizada, ha llegado la hora de darle un lavado de cara. Te contamos cómo rediseñarla para potenciar la creatividad, el estado de ánimo positivo o el buen rendimiento laboral.

Las condiciones en las que trabajamos desempeñan una gigantesca influencia sobre nuestra productividad, nuestro humor, nuestras posibilidades creativas o nuestra concentración a la hora de resolver problemas y llevar a cabo las tareas diarias. Por ello, acondicionar el espacio debe representar una de nuestras principales prioridades.

9 tácticas efectivas para aumentar la felicidad y la productividad en tu empresa

Desde el feng shui oriental a la propagación de espacios verdes o la apuesta por un diseño sostenible, existen numerosas alternativas que mejoran la salud de los trabajadores y los hacen más eficientes, resolutivos y felices. Tanto si trabajas en oficina como de forma remota desde tu casa, apunta estos trucos para rediseñar el espacio.

Trucos para mejorar la oficina o espacio de trabajo

  • Aprovecha el potencial del color: Son muchos los estudios de psicología del color que subrayan cómo este incide en en la productividad, la creatividad, la salud, los niveles de estrés, el enfoque, la comunicación y las emociones. El rojo y otros colores cálidos generan fuerza y energía -aunque pueden provocar estrés-, el amarillo es práctico y estimulante aunque puede resultar estridente, mientras que el verde y el azul, los más recomendados, transmiten un efecto tranquilizador para la mente y son sinónimo de honestidad y autoridad.
  • Diseño ergonómico para los muebles: Apuesta por sillas y escritorios seguros para los trabajadores, ya que la postura corporal es de suma importancia y además, el mobiliario ergonómico reduce las probabilidades de lesiones, los problemas de cuello y espalda y también el estrés.
  • Introduce plantas vivas: Numerosos estudios y hasta la propia NASA respalda la afirmación de que las plantas de interior ubicadas de forma estratégica en el lugar de trabajo proporcionan una mejor calidad del aire y tienen muchos beneficios psicológicos. Puedes apostar por el Aloe Vera, la hiedra inglesa, el helecho de Boston, la Lili Paz, la planta araña o el bambú. 
  • Organiza y elimina el desorden: Elimina objetos innecesarios, cuenta con un buen sistema de almacenamiento y archivo, apuesta por un escritorio minimalista, reduce los residuos que generas, abre el espacio al máximo y no satures las paredes. De esta manera, te sentirás más cómodo para trabajar.
  • Una iluminación adecuada marca la diferencia: Los beneficios de la luz natural son innegable,s manteniéndote feliz, alerta y enfocado. Por el contrario, una iluminación deficiente puede causar fatiga ocular y dolores de cabeza. De este modo, son recomendables los espacios abiertos y ventanales amplios. En cuanto a la luz artificial, es recomendable que esta sea LED, para ahorrar energía.
  • Habilita una zona de descanso: Incluso en una oficina pequeña, es fundamental tener un área de descanso y ocio improvisada, con el fin de cambiar de ambiente y poder desconectar de as tareas pendientes y de los aparatos tecnológicos. En ella podrás comer, descansar, practicar yoga, leer el periódico o charlar con tus compañeros. Este espacio es fundamental para motivar el trabajo colaborativo e inspirar la creatividad.

Fuente | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.