Tribuna

La nueva función del CIO en la transformación del negocio

deloitte
Escrito por Tribuna

A medida que la disrupción tecnológica-científica impulsa el crecimiento económico, se espera que el CIO sea capaz de traducir los resultados del área en nuevas capacidades de negocio.

En este sentido, una de las grandes paradojas a las que se enfrenta el Director de Sistemas de Información es que en las áreas de tecnología no todo lo que cuenta puede ser cuantificado, y no todo lo que puede ser cuantificado cuenta.

Según un estudio publicado por Deloitte, podemos catalogar el perfil del CIO en 3 diferentes patrones de actuación: Trusted operator, aquellos que como principales características crean una disciplina operacional centrada en costes, eficiencia y fiabilidad; Change instigator, aquellos que, además del anterior patrón, asignan tiempo significativo para apoyar la estrategia de negocio e incorporar tecnologías emergentes; y Business co-creator, aquellos que, además de los anteriores patrones, impulsan una cultura de co-creación con el negocio y co-lideran la innovación en las organizaciones. Según el comportamiento del CIO dentro de estos patrones, la tecnología tiende a provocar un impacto más o menos diferencial en la transformación del negocio.

Según los resultados del estudio, se podría afirmar que la mayoría de los CIOs manejan, de una manera u otra, la innovación y la co-cocreación vinculadas al negocio en su día a día. Sin embargo, se les percibe mucho más como un perfil Trusted operator. Evitando profundizar en temas técnicos o tecnológicos, es importante señalar la necesidad de proveer a la organización de un ecosistema tecnológico eficiente e innovador, lo que supone un reto que, en general, el negocio no suele recompensar. Es por ello que la figura del CIO debe ser reescrita de una manera más ambiciosa.

¿Qué es un CIO, CTO, CDO o CSO? Los nuevos cargos de la economía digital

Se suele decir que el tiempo lo cambia todo aunque, para la tecnología, lo realmente importante es la velocidad de cambio. Llevándolo a un término con el que trabajamos habitualmente, podemos denominarlo agilidad, lo que se acompaña de una cultura marcada por la digitalización y la innovación. Implementar este perfil de CIO como Business co-creator nos predispone a un entorno de colaboración diferencial con el resto de CXOs.

Además de estos factores, estamos viviendo una disrupción continua de los modelos de negocio, lo que requiere ir hacia plataformas tecnológicas hiperconectadas y abiertas. Podemos hablar de tecnologías como IoT, Cloud, Blockchain, Apificación, todo lo relativo al mundo del dato y a los modelos de predictividad, nuevos actores en forma de startups o bigtechs, marketplaces y agregadores que nos llevan a un modelo de open Business, donde las compañías están decidiendo qué papel quieren jugar. En este contexto, el CIO se encuentra en medio de un fuego cruzado entre el mercado y el negocio, lo que le está empujando a vivir en la incertidumbre y a mantener el equilibrio para no pasarse en la velocidad de cambio ni ir hacia tecnologías o fabricantes de software fallidos, que le hagan pasar factura al negocio en el futuro. Por todo ello, el CIO está siendo impulsado hacia una cultura del fallo rápido para aprender rápidamente.

Esta disrupción hacia modelos hiperconectados y abiertos, que algunos sectores están viviendo, provoca que el departamento de tecnología esté cambiando su rol de proveedor de servicios hacia ser un integrador de servicios, donde el CIO está aprendiendo a convivir en un ecosistema de compañías habilitadas en la cadena de valor de los negocios y con compañías altamente favorecidas por sus modelos tecnológicos. Esta es otra característica añadida que implica que el CIO incorpore habilidades que no solo estén centradas en el desarrollo de la solución, sino que permitan el desarrollo de integración.

Con todo ello, el CIO se enfrenta al reto de reescribir su posición, dirigiéndola hacia un perfil que genere más expectativas y mayor credibilidad en la compañía, con un perfil de Business co-creator, que conviva entre la eficiencia y la innovación, y posibilitando que la organización navegue por los potenciales cambios y disrupciones que debe afrontar. Citando a Jack Welch, ex CEO de General Electric, “si la velocidad de cambio dentro de la compañía es menor que la del exterior, es que el fin de la compañía está más cerca”. Esta frase resume el reto actual al que se enfrenta el CIO en una empresa.

Los autores de este artículo son Juan Pedro Gravel, Socio de Estrategia Tecnológica y Arquitectura de Deloitte, y Óscar Rozalén, Director de Estrategia Tecnológica y Arquitectura de Deloitte.

Sobre el autor de este artículo

Tribuna

Los principales CEO, CIO, CTO y personalidades relevantes del ecosistema empresarial y emprendedor español y mundial, tienen su hueco en TICbeat.com para contarnos su punto de vista en artículos libres e independientes.