Tribuna

iGeneration: la generación conectada que nos enseña a crear y a afrontar los cambios

Tribuna Scott Arpajian
Escrito por Tribuna

No es ningún secreto que hoy en día vivimos el auge de nuevas tecnologías que están transformando, entre muchos otros ámbitos, el mundo de las comunicaciones personales tal y como las conocíamos.

Para los que hemos crecido en una época donde la música se escuchaba en casette y la cultura de los videojuegos era cosa de geeks, se trata de una auténtica revolución.

Sin embargo, existe una generación para quienes nada de esto es extraño o novedoso, han crecido con internet, los videojuegos multijugador online, los smartphones y las redes sociales en su día a día normal. Son la iGeneration, nativos digitales que usan la tecnología como forma de explorar el mundo y de relacionarse, tanto entre ellos como con la sociedad en general. No conciben un mundo desconectado.

Esta generación ha conseguido que jugar a videojuegos o experimentar con la tecnología deje de ser algo exclusivo para apasionados de este sector, ahora la tecnología es interesante. Mucho. Basta mirar el aumento progresivo de graduados en carreras directamente relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM).  

Crear, colaborar y responder rápidamente al cambio

Los jóvenes de la iGeneration crecieron en los 90 con juegos como los Sims, Second Life o Warcraft, a los que siguieron más adelante juegos online como Habbo y, recientemente, Minecraft o Roblox. La arquitectura y elementos comunes de estos juegos (multijugador, tiempo real, fantasía e imaginación y colaboración) han hecho que los jugadores se comporten en la partida de una manera específica, a veces, directamente extrapolable a la sociedad en general.

Primeramente, en estos juegos no hay una sola forma de jugar, las respuestas no vienen dadas en una bandeja de plata, sino que existen millones de variantes y todas son válidas. Donde no hay unas reglas u objetivos claros, las crean los propios jugadores, convirtiéndose en auténticos “Directores de creación” y partícipes de la evolución del juego.

Precisamente ahí radica la atracción de los juegos que consiguen mantenerse en el tiempo: en el espacio para el análisis y la creación propia. La iGeneration no son meros consumidores de productos terminados, son actores críticos que quieren contribuir a su evolución y nos enseñan que todo individuo que forma parte de esta sociedad ha de aportar algo a su crecimiento.

Cómo integrar a los millennials en el entorno profesional

Por otra parte, ilustran perfectamente que la colaboración es crucial para que cualquier proyecto salga adelante. En Roblox o Minecraft, para “subir de nivel” hay que descubrir más técnicas, amasar más conocimiento, conocer más detalles, y la mejor estrategia para conseguirlo es interactuar con los demás: intercambiando experiencias incrementan el saber colectivo y ponen sus propias creaciones en valor y perspectiva.

David Baszucki, CEO de Roblox, denomina este fenómeno “coexperiencia humana”, colaboración entre sí para conseguir objetivos. La próxima generación se abrirá paso en el mundo a través de la imaginación y la colaboración. Es imposible avanzar como sociedad si lo hacemos de forma desorganizada.

Finalmente, la iGeneration nos muestra la importancia de aceptar el cambio y de responder rápidamente ante él. No basta con asumir que se avecina una revolución, hay que estar preparados para responder rápidamente aportando ideas que contribuyan a que este cambio sea mayor y mejor.

Así pues, tenemos ante nosotros una generación para quienes la tecnología es parte integral de su vida, una generación crítica que exige poder ser creativa, que rentabiliza al máximo la experiencia y saber colectivos y para quienes el cambio y la inmediatez no son un reto, sino una oportunidad.

Estos niños y jóvenes se han convertido en la fuerza más disruptiva en el mundo de la tecnología, y no sólo en ella: están aplicando las habilidades que han aprendido en mundos virtuales a su realidad física, a sus relaciones con sus semejantes y demás ámbitos de la sociedad.

La próxima disrupción tiene que empezar por nosotros

En los próximos diez años, los jóvenes de la iGeneration, la generación de Minecraft, serán académicos de la tecnología, graduados universitarios y desarrolladores. Resulta fascinante pensar qué puede llegar a conseguir esta generación no sólo en tecnología, sino en salud, en ciberseguridad o desarrollo.

Sin embargo, la gran pregunta es: ¿podemos esperarnos a que sean ellos los que propicien nuevos cambios y soluciones, o debemos perseguir nosotros ya ahora la próxima disrupción?

Vivimos en un mundo que ya cambia rápida e impredeciblemente y no, no podemos esperar. Es nuestro deber aprender de ellos y pensar: ¿Qué puedo hacer yo para adaptarme a las demandas de la próxima generación? ¿Qué puedo aprender de estos jóvenes cuya forma de actuar está cambiando la forma en que trabaja un sector entero? Por suerte, tenemos una generación entera como fuente inspiración.

El autor de este artículo es Scott Arpajian, CEO de Softonic

Sobre el autor de este artículo

Tribuna

Los principales CEO, CIO, CTO y personalidades relevantes del ecosistema empresarial y emprendedor español y mundial, tienen su hueco en TICbeat.com para contarnos su punto de vista en artículos libres e independientes.