Tribuna

Big data: la clave para entender el futuro del retail

Escrito por Tribuna

Nuestro comportamiento al comprar ha cambiado radicalmente en los últimos años. Los milennials y la generación Z iniciaron una tendencia, una forma de consumir, que poco tiene que ver con la de hace 15 años.

Son usuarios conectados, que se informan, comparan y utilizan distintos canales para adquirir sus productos. Y ya ha sido adoptada por la población de más edad. Y, en este panorama cambiante, es completamente necesario que los grandes distribuidores, el retail, se adapten a estos nuevos hábitos si quieren sobrevivir.

Lo cierto es que tienen la clave para conseguirlo: poseen una ingente cantidad de datos. Pero… ¿tienen una comprensión de estos datos? Porque, entenderlos es lo que realmente les va a permitir tomar decisiones estratégicas para su negocio y hacerlo es posible implementando soluciones tecnológicas específicas.

Durante la última década, se están realizando inversiones en tecnologías por parte de los retailers, especialmente para facilitar la compra al consumidor. Escaneado de productos y pago a través del smartphone, tiendas sin personal que, gracias a sistemas de scan and go, permiten la compra 24/7, dispensarios para compras online que eliminan la figura del repartidor o sistemas de reparto mediante drones o robots que viajan en vehículos sin conductor.

Pero, lo cierto, es que la primera inversión que deberían hacer los retailers, y los responsables de tecnología de los mismos, cuando se plantean incorporar a sus presupuestos la innovación tecnológica, deberían ser tecnologías y soluciones de big data para ordenar y aportar intelligence a los millones de datos reales de los que disponen, con el fin de sacar conclusiones de los mismos.

Experto en Big Data: profesión de referencia de 2017

¿De dónde proceden estos datos? Los consumidores los generan cada vez que realizan una compra: provienen de las tarjetas de fidelización, los procedentes de las tiendas, de Internet, etc. Pero éstos, en grandes cantidades y sin ningún orden, no son útiles para tomar decisiones. Es al ser ordenados cuando se convertirán en un conocimiento del consumidor actual, de sus necesidades y hábitos e, incluso, serán capaces de predecir su comportamiento en el futuro.

Así, estas soluciones de big data son las que podrán, en definitiva, organizar, gestionar y sacar partido a los millones de datos generados en las grandes superficies; tecnologías capaces de analizar grandes cantidades de información y aportar las claves para una respuesta ágil acorde con las tendencias de consumo. Todo ello para tomar decisiones basadas en hechos que ofrezcan resultados predecibles, un ecosistema de datos integrados que ayude a las grandes superficies a orientarse hacia una planificación en tiempo real, enfocar sus estrategias de venta y distribución y optimizar sus procesos.

Una vez conocen lo que el consumidor realmente quiere, busca y valora, los retailers podrán destinar partidas presupuestarias, que suponen inversiones de altísimo coste para ellos, sean drones para facilitar las tareas logísticas o tecnologías que detecten los puntos calientes de las tiendas, y apostar por las tecnologías o soluciones realmente enfocadas a las necesidades que realmente tiene el comprador actual.

El autor de este artículo es Fernando Zaldívar, Director general de IRI España

Sobre el autor de este artículo

Tribuna

Los principales CEO, CIO, CTO y personalidades relevantes del ecosistema empresarial y emprendedor español y mundial, tienen su hueco en TICbeat.com para contarnos su punto de vista en artículos libres e independientes.