Empresa

Toshiba se divide en cuatro compañías distintas para evitar la quiebra

toshiba vende memorias flash wd
Escrito por Eduardo Álvarez

El grupo Toshiba ha anunciado su escisión en cuatro ramas con el objetivo de minimizar el riesgo de quiebra y reducir las pérdidas.

No corren buenos tiempos para una de las compañías japonesas más importantes del mundo, el grupo Toshiba. Acosado por las pérdidas de una de sus filiales, la compañía ha anunciado su división en cuatro empresas de menor tamaño, una por cada área de negocio en la que están presentes.

Aunque la matriz seguirá gestionando las operaciones del global del grupo, sus distintas divisiones ya no convivirán bajo un mismo paraguas corporativo. A partir de ahora, Toshiba funcionará de forma independiente en las siguientes áreas: infraestructuras, energía, dispositivos electrónicos y servicio de información y telecomunicaciones (TIC).

La decisión se produce a raíz de la quiebra de Westinghouse Electric, una de las filiales de la firma nipona en Estados Unidos. Esta compañía es la encargada de construir nuevas centrales nucleares en el país norteamericano, proyecto ha sufrido enormes sobrecostes, completamente inasumibles para Toshiba y que pondrían en riesgo el conjunto de la corporación si fueran la misma empresa.

Por eso, para poner a salvo sus negocios prósperos, Toshiba ha decidido dividirse. De esta forma corta por lo sano y evita que las pérdidas de Westinghouse contaminen el balance contable de sus divisiones más rentables, como por ejemplo la de dispositivos electrónicos.

Estas son las compañías tecnológicas mejor valoradas por los europeos

La reestructuración comenzará el próximo 1 de julio, y de ella también forma parte otro proceso no menos importante. La venta de la división de chips de memoria es la tabla de salvación con la que Toshiba quiere amortiguar las pérdidas de 1.900 millones de euros del pasado año fiscal.

Ser una de las insignias de la tecnología japonesa no ha bastado para escapar al ajuste que tiene lugar en este mercado. La aparición de nuevas compañías, sobre todo chinas, ha golpeado sus ventas en todos los sectores. De ahí que tenga que deshacerse de partes de su negocio, decisión que no gustó nada a los inversores.

De momento su cotización se recupera tras caer un 5% en bolsa en un sólo día cuando se conoció la venta de la división de chips. Poco a poco subirá si consiguen reducir las pérdidas en los próximos meses.

Vía | Expansión

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez