Empresa

Toshiba pondrá su negocio de memoria como aval para evitar su quiebra total

toshiba vende memorias flash wd

Edificios, el negocio de memoria, la filial nuclear e incluso sus cajas registradoras: todo vale como aval para salvar Toshiba de ser engullida por los bancos.

Si Toshiba fuera un enfermo que necesita asistencia médica, podríamos decir que está en el quirófano y que su pronóstico sigue siendo crítico, con un pulso muy débil, pese al paso del tiempo y los sucesivos tratamientos que han surtido un efecto limitado. No en vano, la compañía japonesa ha pasado, en los últimos tiempos, por un sonadísimo escándalo contable de 1.300 millonees de dólares, recortes a millares en su plantilla , la venta de varios activos estratégicos como sus sensores de imagen (comprados por SONY) o su negocio de sistemas médicos (en favor de Canon), e incluso el abandono de lucrativos mercados como el de consumo.

Una situación de extrema gravedad que, como los huracanes, ha tenido un breve período de calma y optimismo con algunos datos financieros. Pero, tras la calma, vuelve la tempestad: Toshiba es incapaz, hoy por hoy, de hacer frente a las deudas que tiene contraídas con sus acreedores. Hasta tal punto la caja de la multinacional está vacía que Toshiba podría ofrecer distintas acciones y activos a sus acreedores como garantía ante una posible reestructuración de la deuda.

El ‘annus horribilis’ de Toshiba no acaba

Desde su negocio de chips de almacenamiento (detrás del que está Foxconn tras el interés inicial de Western Digital) hasta su participación en la unidad nuclear de Westinghouse (origen a su vez de varios conflictos fiscales y de gestión): todo está sujeto a servir de garantía para que Toshiba no desaparezca del mapa para siempre. Incluso se plantea la posibilidad de que negocios tradicionales e icónicos de la firma, como Toshiba Tec Corp (dedicada a cajas registradoras), sirvan como avales en el proceso junto a varios edificios y otros bienes inmuebles.

Parece que esta propuesta a la desesperada va a gozar de una buena acogida por parte de sus acreedores, en tanto que los principales bancos implicados (Sumitomo Mitsui Banking, Mizuho Bank, Sumitomo Mitsui Trust Bank) ya han confirmado que darían a Toshiba todo su apoyo, informa Reuters. Eso sí, una vez resuelta esta nueva crisis, Toshiba tendrá que preocuparse de entregar sus cuentas de resultados -retrasadas ya varias veces- para evitar ser expulsada del selectivo bursátil nipón.

 

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.