Empresa

Toshiba elegirá a su ‘Cenicienta’ el próximo 15 de junio

toshiba vende memorias flash wd

La próxima semana sabremos qué empresa es la afortunada que se lleva a la dama en el particular baile protagonizado por la agonizante Toshiba respecto a su unidad de chips de memoria.

Después de varios meses de tiras y aflojas en el guion, más propio de una telenovela que de un cuento infantil, Toshiba elegirá a su ‘Cenicienta’ -el comprador de su lucrativa unidad de semiconductores- la próxima semana, seguramente el miércoles día 15. 

Recordemos que esta parte del negocio de Toshiba es una princesa muy deseada en estos momentos, ya que la firma nipona es el segundo mayor productor del mundo de chips de memoria NAND. De hecho, este segmento de actividad está valorado en más de 16.000 millones de euros; una cantidad que ayudará en parte a cubrir los ingentes agujeros económicos del grupo –amenazado de quiebra-, lastrado por sus escándalos contables y el desastre de la inversión en su unidad nuclear, Westinghouse, ya declarada en bancarrota.

Toshiba reconoce “dudas sustanciales” sobre su supervivencia

No faltan, por ende, pretendientes que quieren sacar a bailar a Toshiba. Los postores con más opciones son, como ya os hemos ido contando, Broadcom y el fondo estadounidense Silver Lake; Hynix y Bain Capital; Hon Hau Precision Industry y Sharp; o la extraña pareja protagonizada por Western Digital y varios inversores apoyados por el gobierno japonés. No hemos de olvidar que Western Digital ya protagonizó la primera pelea de enamorados al acusar a Toshiba, justo al comienzo de esta alocada historia, de violar los acuerdos entre ambas firmas que le darían una opción de negociación exclusiva sobre estos activos. Pero Toshiba no es mujer de un solo novio, como ha quedado patente en estas negociaciones…

Decir qué candidato acabará en la cama con Toshiba es muy complejo. Broadcom-Silver Lake hicieron la oferta más alta (2,2 billones de yenes, unos 17.000 millones de euros), como recogen en Reuters, pero Western Digital tiene a su favor haber logrado el beneplácito de las siempre recelosas autoridades niponas, no muy favorables a eso de la libre competencia cuando se toca alguno de los símbolos económicos del país.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.