Empresa

Toshiba, de nuevo bajo investigación oficial por sus prácticas contables

Toshiba

Tras el escándalo contable y la quiebra de su negocio nuclear, Toshiba vuelve a estar en los focos de una investigación oficial. En esta ocasión, podría haber alterado sus cuentas para evitar ser expulsada de la Bolsa.

La venta multimillonaria de la unidad de chips de memoria de Toshiba no parece haber calmado las aguas por mucho tiempo en la casa nipona. Ahora son los resultados financieros de la multinacional los que vuelven a jugar una mala pasada, después de haber sido retrasados durante meses por la negativa de su auditor a firmarlos y la amenaza de la Bolsa de Tokio de suspender la cotización de la empresa.

En esta ocasión, el problema está en la forma en que Toshiba pretende anotar las pérdidas en las que incurrió su división nuclear estadounidense, Westinghouse. Como ya alertó PwC al firmar a regañadientes las cuentas (al declarar “inusual” y emitir una “opinión adversa” al respecto), Toshiba habría anotado las pérdidas de esta división solo en su año fiscal 2017, cuando los expertos creen que deberían haberse extendido a 2016. Con esta maniobra, la compañía evitaba acumular dos años seguidos con más pasivos que activos en su balance, motivo de exclusión inmediata de los mercados públicos.

¿Hubo o no presiones políticas a PwC para aprobar las cuentas de Toshiba?

La situación llega ahora al organismo regulador de las Bolsas de Japón, que ha abierto una investigación al respecto. Según Reuters, por el momento no se han detectado irregularidades pero el proceso sigue su curso en tanto que varias firmas de asesoría independientes (como Glass Lewis e ISS) han advertido de que los accionistas de Toshiba no aprobarán las cuentas con la duda planteada por el auditor sobrevolando sus cabezas.

Todo ello sucede en un momento en que Toshiba trata de levantar cabeza tras el escándalo contable que amenazó con la quiebra de todo el grupo, el ya mencionado fracaso de su flamante negocio nuclear y el agitado cruce de demandas en que se acabó convirtiendo la venta de su negocio de chips de memoria.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.