Empresa

Todo lo que debes saber de las entrevistas de trabajo: qué hacer y qué no

Todo lo que debes saber de las entrevistas de trabajo: qué decir y omitir

Te contamos todo lo que debes saber de las entrevistas de trabajo: qué debes decir, cómo contestar a las preguntas más comunes, cómo manejar el lenguaje corporal o cómo prepararla previamente.

Nervios a flor de piel, muchas ganas de dar lo mejor ti, dudas acerca de la vestimenta, miedo a quedarte en blanco… Hablamos de las entrevistas de trabajo, esas excelentes oportunidades de cambiar de empresa, reincorporarte al mercado laboral o promocionar en tu carrera profesional, pero que requieren de una exhaustiva preparación previa, dominio de tu lenguaje corporal o control de tus emociones para que salgan a pedir de boca.

7 trucos para relajarte antes de una entrevista de trabajo

En este artículo recogemos, por secciones, algunos de los puntos más importantes a tener en cuenta antes, durante y después de las entrevistas de trabajo, así como las preguntas más frecuentes a las que te enfrentarás o cómo comunicarte con el reclutador de forma eficaz y convincente. ¡Vamos por partes!

Antes de la entrevista: cómo prepararla adecuadamente

Para triunfar en una entrevista de trabajo debes preparar todo con ahínco, no olvidarte de llevar una copia física de tu currículum actualizadoelaborar si es posible una excelente carta de presentación o de motivación y repasar todos los siguientes puntos clave:

  • Analiza a fondo el puesto al que te postulas: Especialmente si mandas muchos CV, debes acudir con todos los datos claros sobre la descripción de la oferta. Redacta los motivos por los que el puesto te interesa, memoriza qué busca la empresa en el candidato y escribe un listado de tus cualidades, habilidades y puntos fuertes y débiles. Sobre todo, pon el foco en las funciones que ya has desempeñado en puestos similares o en las virtudes que te convierten en la persona idónea para la vacante. Durante la entrevista deberás correlacionar tus competencias con los requisitos del puesto. 
  • Reúne toda la información posible sobre la empresa: Repasa la página web de la compañía, navega por su blog y redes sociales -especialmente las más corporativas, como Twitter o LinkedIn- y echa un vistazo a sus novedades, principales productos o servicios, organigrama, imagen, cultura corporativa o filosofía. Así, a lo largo de la entrevista podrás demostrar que estás preparado y que conoces a fondo el proyecto en el que te quieres involucrar.
  • Ensaya las preguntas: Hacer simulacros con un amigo o familiar, practicar delante del espejo y realizar pruebas de ensayo y error te calmarán y te darán más confianza en ti mismo, reduciendo la ansiedad ante la entrevista y aprendiendo a responder de manera más fluida. A continuación, puedes encontrar enlaces acerca de las preguntas más comunescomplicadasextrañas o surrealistas con las que te podrás encontrar.
  • Practica tu lenguaje corporal: El espejo también será tu gran aliado para controlar tu lenguaje corporal, siendo fundamentales la postura erguida, la expresión de tu rostro, el contacto visual o los movimientos de las manos. Intenta controlar tus tics, no jugar con objetos ni distraerte, mostrando empatía y autocontrol, y evitando rehuir la mirada del reclutador. Nunca tengas los brazos permanentemente cruzados o la postura encorvada. Un reciente metanálisis, que recopiló los resultados de alrededor de 50 estudios diferentes, afirma que los 5 mejores gestos de lenguaje corporal para dar una buena impresión son los siguientes: sonreír, mantener contacto visual, reír, la cercanía física limitada y la imitación sutil de los gestos de la otra persona.
  • Prepara la ropa: Es mejor que dejes la noche anterior todo adecuadamente preparado. Escoge un look discreto, cómodo, limpio y planchado acorde a las características de la empresa -no es lo mismo un banco que una startup de marketing, por ejemplo-. En todos los casos deberás cumplir un mínimo que contagie una imagen positiva y según el puesto, elegir un aspecto más informal o más serio Por supuesto, debes acudir aseado, peinado y puntual. Es recomendable que apuntes la dirección y que llegues diez o quince minutos antes por si surge cualquier imprevisto. 

Durante la entrevista de trabajo: qué hacer y qué no

¡Ha llegado el esperado momento de la entrevista! No pierdas la ocasión de seguir estos consejos

  • Saluda y preséntate apropiadamente: Sigue cuidando especialmente el lenguaje corporal, mantén el contacto visual y ten un tono ameno y cercano, preservando la buena educación pero sin estar distante o resultar prepotente. Es fundamental intenta generar una primera impresión positiva, sentarte erguido sin recostarte ni encorvarte y mostrar en todo momento atención, entusiasmo e interés.
  • Escucha activa durante la entrevista: El dinamismo y la interacción son fundamentales en una entrevista de trabajo, por lo que no debes temer realizar preguntas de forma educada al entrevistador, al que debes dejar claro tu interés en formar parte activa de la compañía. Si te bloqueas en algún momento, sencillamente respira hondo y retoma la conversación en el punto en el que la dejaste.
  • Naturalidad: Pon en práctica tus mejores dotes comunicativas, sin sonar de forma automática o robótica. No tengas miedo de explicar con desparpajo y detallismo los puntos más interesantes de tu CV e intentando conectar con tu entrevistador. Si tienes vacíos en tu currículum, puedes explicarlos así.
  • Curiosidades: Te recomendamos aceptar un vaso de agua si te lo ofrecen, repasar las 40 preguntas más frecuentes en las entrevistas de trabajo y descubrir algunos de los pequeños trucos para impresionar a tu reclutador en los cinco primeros minutos de entrevista, ganando enteros con respecto al resto de los candidatos.

Al finalizar la entrevista: claves para triunfar

Que la entrevista de trabajo haya tocado a su fin no quiere decir que tú no debas hacer nada más. Repasa las siguientes claves:

  • Una buena despedida: Es fundamental agradecer el interés y la oportunidad en la entrevista. Sé educado, pregunta cuando y cómo tendrás resultados del proceso de selección de empleo y si tienes ocasión, repasa y haz hincapié en los motivos por los que estarás encantado de dar lo mejor de ti y asumir el puesto que ofrece la compañía.
  • Agradecimiento: Como feedback, puedes agradecer el interés a través de un correo electrónico de agradecimiento algunos días después. En general, no se recomienda preguntar abiertamente por el sueldo en una entrevista de trabajo. Aprovecha la ocasión para manifestar tu ilusión por ser contratado y tus ganas de comenzar a trabajar. Si estás inmerso en varios procesos de empleo, puedes usar una plantilla y personalizarla según la candidatura. 
  • Realiza el seguimiento a partir de unos días después: Cuando haya pasado una semana o unos días, es recomendable realizar un acercamiento proactivo a la empresa para preguntar mediante correo electrónico o vía teléfonica el avance del proceso y manifestar tu interés por conocer los resultados del mismo. En este caso, también puedes utilizar una plantilla.
  • ¡A seguirlo intentando!: Si finalmente no eres el candidato elegido, continúa actualizando tu CV, buscando ofertas adecuadas para ti y rastreando los portales en búsqueda de ofertas ajustadas a tu perfil.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.