Empresa

Tim Cook recibe 12,8 millones de dólares en ‘bonus’ por el buen año de Apple

Después del mal año 2016, Apple ha revivido en este presente curso. Una buena marcha que servirá para que la alta dirección de la multinacional -con Tim Cook al frente- se lleve un buen pellizco por Navidad.

El año que ahora culmina no será recordado por Apple como el mejor de su historia -lo cierra, de hecho, envuelto en la polémica por la duración y rendimiento de las baterías de los iPhone– pero sí como un curso de recuperación tras el nefasto 2016. No en vano, el curso anterior la compañía anotó el primer ejercicio en más de una década con una caída en su facturación anual, pulso que lastró no solo el interés del mercado sino también las remuneraciones de su alta dirección.

En el caso de Tim Cook, el consejero delegado cobró ‘solo’ 8.747.719 millones de dólares como premio por ese mal año, en el que tan solo se vendieron 211,88 millones de iPhone en todo el mundo y se ingresaron ‘apenas’ 215.640 millones de dólares. Pero, en este 2017, con unos 216,7 millones de smartphones comercializados y una facturación de 229.230 millones de dólares, el directivo puede darse por satisfecho con su abultado bonus: 12.825.066 millones de dólares.

Ahora Tim Cook tiene que viajar en un jet privado, y no por comodidad

Pese a que la compañía sigue lejos de sus buenos tiempos (el récord tanto en dispositivos vendidos -231,22 millones- como de facturación -233.7000 millones de dólares- se alcanzó en 2015), son buenas noticias para la compañía de la manzana mordida, que da por satisfechos la mayoría de sus objetivos financieros para 2017. Sensación que también ha revalidado la firma en los mercados bursátiles, donde sus acciones han mantenido un buen pulso durante este año que ahora cerramos.

En ese sentido, del enorme bonus de Tim Cook, una buena parte (9,3 millones de dólares) se la llevará en efectivo, según ha informado Apple al organismo regulador norteamericano, mientras que el resto será en forma de concesiones por acciones restringidas y otros derechos sobre los títulos de la popular multinacional. Asimismo, el directivo ha visto aumentados sus presupuestos personales para seguridad y viajes aéreos, especialmente desde que se le ha obligado a volar en jet privado -precisamente- por motivos de seguridad.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.