Empresa Startups

Tijeretazo del gobierno tras el 26J: de 20,4 a 1,7 millones para startups

La línea de crédito Enisa para startups tecnológicas sufrirá recorte de 18 millones de euros
Escrito por Lara Olmo

El Gobierno acaba de anunciar que reduce el presupuesto de Enisa para startups de base tecnológica en un 91%.

Más de un emprendedor se llevará las manos a la cabeza al conocer el recorte que ha anunciado el Gobierno en la línea de préstamo Enisa para empresas de reciente creación y de perfil tecnológico, que pasa de los 20,4 millones de euros previstos inicialmente a 1,7. Son 18,6 millones de euros menos de cuantía, lo que supone un 91% del presupuesto original.

La Empresa Nacional de Innovación S.A. (ENISA), es una empresa pública dependiente de la Dirección General de Política de la Pequeña y Mediana Empresa, que a su vez depende del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Las líneas de préstamos participativos que este organismo habilita son un recurso muy importante para las empresas pequeñas, sobre todo las de reciente creación e innovadoras como las startups, a las que resulta especialmente difícil acceder a financiación a largo plazo, ya sea en forma de fondos propios o ajenos.

Startup Capital: primer foro dirigido a la coinversión de startups

El recorte, aplicado en Línea Enisa EBT (Empresas de Base Tecnológica), llama aún más las intención si tenemos en cuenta que, desde su creación en 2001, siempre ha mantenido un progresión ascendente (aunque fuera poco a poco).

Para las startups que tuvieran previsto recurrir a esta línea de crédito, el Gobierno ha querido tranquilizarlas recordándoles que pueden recurrir al resto de líneas de inversión: Jóvenes Emprendedores, Emprendedores, Competitividad y Agenda Digital, tal y como han asegurado fuentes de Enisa a El Confidencial.

Recientemente el consejero delegado de este organismo, Bruno Fernández, aseguraba que “El emprendimiento es una actividad que, por el perfil de riesgo y por el auge que se está produciendo en la economía española, hay que impulsar y proteger desde el ámbito público”; pero añadía: “falta una apuesta del sector privado y que tengan más peso en la financiación de proyectos”.

Unas declaraciones que representan bien el debate interno que circula dentro del mundo emprendedor, acerca del papel que juegan y que deberían jugar las líneas de financiación pública.

Inversores israelíes captan 40 millones para startups tecnológicas

Quienes las critican consideran que la Administración carece del conocimiento necesario para valorar si una startup tecnológica es un proyecto que merezca proyección o no, e incluso hay voces que opinan que las instituciones no son transparentes en sus préstamos ni en sus tasas de éxito y de pérdidas.

Del otro lado están los que opinan que la inversión pública es necesaria, sobre todo en fases iniciales, cuando más necesario es el acceso a fondos. Son los mismos que reclaman una mayor implicación del sector privado, inversores privados y fondos de capital riesgo, para que el peso no recaigo solo en la Administración.

Vía | elconfidencial.com

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.