Empresa

¿Tienes un nuevo jefe? Aprende a superar estos 3 retos

conversacion oficina trabajadores

Cuando un nuevo jefe se incorpora a la oficina se abre un periodo de adaptación en el que probablemente te enfrentes a 3 retos. Te enseñamos a superarlos.

Todo iba sobre ruedas hasta que llego un nuevo líder al equipo, ¿verdad? Tener un nuevo jefe puede ser complicado. Los malentendidos son frecuentes y el rendimiento parece estar más bajo, pero tranquilo, tan solo es el principio.

Como con todo, adaptarse a los cambios lleva un poco de tiempo. Mientras que posiblemente tú estés adaptándote al nuevo estilo de liderazgo, tu nuevo jefe estará intentando entenderte a ti y a tu equipo.

Si alguna vez llega alguien para sustituir a tu anterior líder, ten en cuenta cuáles son los retos a los que te puedes enfrentar con un nuevo jefe, y las claves para superarlos. Conocerlos te ayudará a anticiparte al problema y evitar cualquier confusión.

Cómo y cuándo discrepar con tu jefe al recibir feedback negativo

Ante todo, la principal clave para que la transición sea lo más sencilla posible es tener una buena comunicación.

  • Tenéis distintos horarios: No todo el mundo rinde mejor a la misma hora. Algunos trabajan mejor por la mañana, mientras que otros son mucho más propensos a trabajar por la noche. Si sueles entrar a primera hora para salir antes, y tu nuevo jefe hace más bien lo contrario, puede que sientas presión pese a que no te haya dicho nada. En este caso, para salir de dudas envíale un email preguntando si tiene alguna exigencia horaria concreta. Explica que por norma general eres más productivo por la mañana y sueltes entrar antes y salir antes – en caso de que esta sea tu situación.
  • Sois polos opuestos: Tenéis personalidades muy distintas y la conversación no fluye en absoluto. Aquí es importante diferenciar entre un jefe tóxico, y un jefe con el que simplemente no has hecho ‘click’. En el primer caso sigue estos consejos para lidiar con un mal jefe, ya que es un asunto delicado. En el segundo sencillamente asume que tal vez no puedes conversar sobre temas personales con tu nuevo jefe, lo cual a veces es mejor; puedes probar a adoptar estas estrategias para caerle bien, pero no fuerces una amistad si no surge.
  • No entiende tus labores: Tu nuevo jefe no alcanza a entender qué haces ni cuánto tiempo necesitas para ello. Antes que frustrarte, explícaselo. No esperes a que te pregunte por tus tareas, acude directamente con un esquema explicando qué sueles hacer y cómo tiendes a hacerlo. A tu nuevo jefe le ayudará a orientarse, y a ti a seguir con tu ritmo normal de trabajo.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.