Empresa

Tesla despide a la ingeniera que denunció acoso sexual en la empresa

En febrero, una empleada denunció sufrir acoso y discriminación sexual en Tesla. Meses después, y a la espera de juicio, la compañía de Elon Musk la ha despedido sin miramientos.

Hay movimientos empresariales de dudosa casualidad y otros de dolosa gravedad. Máxime si éstos hacen referencia a términos como acoso sexual, discriminación por género y la denuncia pública de todo ello. Eso es lo que ha sucedido en Tesla, compañía cada día más en tela de juicio por sus política laborales extremas, la cual ha decidido despedir fulminantemente a la empleada que demandó a la organización por los insultos y discriminación sufridos por parte de sus compañeros ante la inacción de la directiva de la firma.

AJ Vandermeyden es el nombre de la ya extrabajadora de Tesla (2013-2017), que en febrero habló abiertamente de cómo era obviada por sus colegas masculinos cuando detectaba errores en las pruebas de calidad de los coches, cómo se le negaron ascensos ante candidatos menos cualificados que ella o cómo experimentó “acoso desagradable y penetrante por los hombres en la fábrica, incluyendo pero no limitado a lenguaje inapropiado, silbidos y abucheos”.

4 razones por las que Tesla vale más que Ford

A pesar de que el director de Recursos Humanos de Tesla ha sido despedido a raíz de este y otros escándalos, la compañía de Elon Musk sostiene que todo es mentira. Al parecer, la firma contrató un equipo de expertos de terceros que concluyó que todas las quejas eran ilegítimas, con lo que Tesla considera -sin esperar a la justicia ordinaria- que ya ha hecho todo lo necesario antes de poderla despedir sin miramientos. “La señora Vandermeyden optó por seguir un camino poco habitual demandando a Tesla y atacando falsamente a nuestra compañía en la prensa”, explican desde la multinacional. “Después hemos considerado cuidadosamente los hechos en múltiples ocasiones y estamos absolutamente convencido de que las afirmaciones de la señora Vandermeyden eran ilegítimas, por lo que no teníamos más remedio que poner fin a su empleo en Tesla”.

Para el abogado de la empleada despedida, su salida se debe a pura venganza por airear las malas condiciones laborales de la firma. “Están tratando de inculcar a los empleados que, cuando hablan sobre asuntos que están legalmente autorizados a hablar sobre, también van a ser despedidos“, recoge en declaraciones The Guardian. Obviamente, hemos de recordar que en el estado de California -como en la práctica totalidad del mundo- es ilegal que un empleador tome represalias contra un trabajador por reclamar sus derechos.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • daniel s

    Se ve que solo quiero llamar la atención , claro ya todo el mundo quiere demandar Tesla porque como es muy conocida ya , falta de moral , y acoso sexual a esa fea por favor .