Empresa

Spotify, más cerca de salir a Bolsa

spotify

Spotify acaba de contratar a Paul Vogel como su nuevo jefe de relación con los inversores… una figura sin sentido en una empresa que no cotiza en Bolsa.

La reina de la música en streaming, Spotify, con más de 30 millones de usuarios de pago, capaz de plantar cara a gigantes como Apple o Amazon, está más cerca que nunca de salir a Bolsa. Al menos ese es el camino al que señalan todos los indicios, incluyendo la reciente incorporación de un responsable de relación con los inversores, una figura que no se entiende en una empresa no cotizada.

En concreto, Spotify acaba de contratar a Paul Vogel como su nuevo jefe de relación con los inversores. Vogel es un experimentado profesional de Wall Street, que ha ocupado puestos de responsabilidad en firmas como Morgan Stanley o Barclays, donde ha sido el máximo responsable de su equipo de investigación sobre Internet y medios de comunicación.

De acuerdo al portal CNBCVogel reportará directamente a Barry McCarthy, exdirector financiero de Netflix que se convirtió en el director financiero de Spotify hace prácticamente un año. Una combinación de nuevos rostros al frente de la parcela económica de Spotify que los expertos también interpretan como un guiño a una inminente oferta pública de venta de acciones.

Un gigante de 8.500 millones que aún no cotiza

La hipotética salida a Bolsa de Spotify es un tema que lleva en el candelero mucho tiempo, más aun teniendo en cuenta que la valoración de la compañía supera los 8.500 millones de dólares, si nos atenemos al precio estimado en la última ronda de financiación llevada a cabo en 2015. Sin embargo, este movimiento se ha ido dilatando de forma indefinida, debido primero a las problemáticas legales con algunas discográficas y artistas, luego por la irrupción de Apple Music y, en todo momento, por el modelo de negocio tan complicado -y con márgenes tan estrechos de rentabilidad- con que opera Spotify.

No en vano, recordemos que a pesar de que Spotify lidera el mercado de la música en streaming y cuenta con más usuarios que cualquier otro servicio, la empresa nunca ha conseguido dar beneficios. Así, y aunque la compañía factura anualmente unos 1.945 millones de euros, en 2015 experimentó unas pérdidas por valor de nada menos que 173 millones de euros, lo que supone un 6,6% más que el año anterior.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.