Empresa

S&P advierte: la calidad crediticia en el sector tecnológico se está deteriorando

empresario dinero

“Mientras no haya recesión, todo estará bien, pero una vez que el ciclo cambie, las empresas con calificación de grado especulativo estarán en problemas”, avisan desde S&P en un mensaje que nos hace pensar en una burbuja de deuda en el sector TIC con visos de ser preocupante.

Crecer a base de deuda es casi un sinónimo americano, tan típico como las hamburguesas o la obesidad mórbida. Y, en esas lides, el sector tecnológico no es ninguna excepción: desde 2013, la industria TIC ha emitido deuda (bonos, créditos de diversa índole, etc.) por valor de 698.000 millones de dólares. Ahí es nada.

La mitad de semejante montante fue emitida por las grandes multinacionales del sector (a saber: Apple, Microsoft, Oracle, Cisco e IBM), las cuales presentan unos ratios de solvencia y una calificación crediticia de lo más envidiable. Sin embargo, lo suyo es una anomalía dentro de un mercado que empieza a atisbar los primeros síntomas de un sobreendeudamiento peligroso.

Tesla emitirá 1.500 millones de dólares en deuda “basura”

Así lo asegura S & P Global Ratings, cuyos analistas apelan a entre los emisores de bonos calificados en el sector tecnológico de EEUU, el número total de emisores de grado especulativo en los  -con una calificación de BB + o inferior- es de 154, aproximadamente el triple de los 52 emisores con un grado que invite a la inversión sostenible.

“Estamos en los comienzos de un envejecimiento del ciclo de crédito. Mientras no haya recesión, todo estará bien, pero una vez que el ciclo cambie, las empresas con calificación de grado especulativo estarán en problemas“, sentencia S&P. ¿A alguien le recuerda todo esto a la burbuja que nos llevó a la actual crisis económica?

Pero lo peor es que la tendencia no hace sino profundizar en este descalabro. En ese sentido, la categoría de calificación más habitual dentro del sector tecnológico en los Estados Unidos es “B” y muchos emisores se han degradado recientemente a “B-“. Esa nota supone ya un alto riesgo de incumplimiento en la devolución del dinero. Y, si seguimos analizando el fenómeno, más de un tercio de los bonos especulativos o basura son emitidos por compañías tecnológicas tienen una calificación B o menor.

“El sector es abrumadoramente especulativo“, reconoce directamente esta casa de inversión en un informe recogido por MarketWatch. Pero el riesgo no es inmediato: el mismo estudio espera que la tasa de incumplimiento entre las empresas con calificaciones especulativas de los últimos 12 meses en Estados Unidos disminuya a 2.5% en marzo de 2019 desde el 3.4% anotado en marzo de 2018.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.