Empresa

SONY se desprenderá de su negocio de baterías

SONY ha iniciado negociaciones con Murata Manufacturing para la venta de su negocio de baterías. La operación culminará en marzo de 2017.

SONY sigue inmersa en la profunda reestructuración que debe encaminar la compañía hacia un futuro menos dependiente de la telefonía móvil y centrado en servicios y productos de alto valor añadido. En el marco de esta estrategia, la compañía nipona ya vendió su unidad de ordenadores personales VAIO, redujo el catálogo de smartphones XPERIA e independizó su división musical WALKMAN. Una lista de desinversiones a la que ahora hemos de unir el negocio de baterías de la firma, ya que pronto pasará a manos de la compañía Murata Manufacturing.

Así lo ha confirmado la propia SONY en un comunicado oficial, en el que afirman “estar en negociaciones para la transferencia del negocio de baterías a Murata, con el objetivo de ejecutar los acuerdos definitivos de unión en octubre de 2016 y completar la transferencia a finales de marzo de 2017″, plazos todos ellos sujetos a las pertinentes aprobaciones regulatorias.

Aunque parezca una venta menor, lo cierto es que las baterías son uno de los emblemas de SONY desde hace varias décadas. No en vano, la compañía nipona se introdujo en este mercado en 1975 y logró, en 1991, comercializar la primera batería de iones de litio de la historia. En ese sentido, los japoneses se van a deshacer de todo un gigante de la industria, incluyendo la mayor parte de los activos de la división Sony Energy Devices Corporation, las fábricas del grupo en China y Singapur o los centros de innovación y desarrollo en baterías que la compañía tiene desplegados en Japón y otros países del mundo.

Por el contrario, dentro de la actual división de baterías de SONY se engloban también la fabricación de pilas (alcalinas y de botón, entre otros tipos) y de proyectores portátiles; nichos de actividad que no está previsto que entren en la venta a Murata.

¿Y quién es Murata? Se trata de una compañía desconocida para muchos, pero líder global en el segmento de los componentes electrónicos. En los últimos años, Murata ha enfocado su estrategia hacia el mercado de las telecomunicaciones, la automoción, la salud y, como nos ocupa hoy, la energía.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.