Empresa

Sólo el 13% de los españoles se aprovecha de la flexibilidad laboral

teletrabajo

Apenas un 63% de los españoles afirma que el trabajo flexible está permitido en sus compañías; pero sólo uno de cada diez hace uso efectivo de esta modalidad.

La flexibilidad laboral en España, pese al empeño de Administraciones Públicas y grandes compañías de todos los sectores, sigue sin calar en la sociedad. De hecho, prácticamente podría calificarse de anecdótica su implantación real, ya que apenas un 63% de los españoles afirma que el trabajo flexible está permitido en sus compañías; porcentaje que aún se desploma más cuando hablamos de aquellos que hacen un uso real de esta modalidad: tan sólo el 13% de los empleados trabajan más del 50% de su jornada laboral desde casa.

Son datos de un estudio de la firma de análisis IDC, en colaboración con Cornerstone OnDemand, el cual resalta la ironía de que esta baja adopción del teletrabajo se produzca en uno de los países europeos que cuenta con un mayor desarrollo tecnológico susceptible de ser usado para fines profesionales. Así, los trabajadores de nuestro país disponen de forma habitual de sistemas de TI habilitados para dispositivos táctiles (69%), mesas de trabajo flexible (63%), iniciativas de Bring-Your-Own-Device (63%), espacios de trabajo abierto (83%) y posibilidad de recibir formación para el manejo de herramientas TI (87%).

Entonces, ¿dónde está la barrera a la hora de fomentar el trabajo flexible en España? El estudio revela que son muchas las empresas españolas que obtienen una baja puntuación en aspectos esenciales para la flexibilidad laboral como la aceptación del trabajo desde el hogar (68%), la aceptación de la movilidad de los empleados internos (86%) y el soporte de TI en remoto (76%). Existe un último factor que termina de explicar la barrera cultural que aún debemos superar en nuestro país: tres de cada diez directivos no apoyan la flexibilidad porque no creen que tenga valor real.

España, más conservadora en los RRHH que el resto de Europa

No sólo de flexibilidad laboral vive el trabajador moderno. En ese sentido, el trabajo colaborativo es otro de los aspectos destacados en la era de la transformación digital de los recursos humanos y una práctica considerada de gran importancia por las organizaciones españolas. Así, una clara mayoría de los encuestados espera que el empleado asuma nuevas responsabilidades (80%), colabore (80%) y sea bueno en colaboración (80%).

No obstante, estos datos pierden fuerza al analizar los sistemas utilizados para hacer posible la colaboración entre empleados ya que la mayor parte de las empresas españolas sigue utilizando un enfoque basado en altos niveles de documentación sin automatizar. En concreto, el estudio revela cómo en nuestro país existe una visión conservadora de los Recursos Humanos respecto al resto de Europa, valorándose aún como las tareas más importantes de esta área las más tradicionales: la administración de los empleados (40%), el procesamiento de nóminas (31%) y el reclutamiento (31%).

Un enfoque conservador que, sin embargo, se encuentra en una profunda revisión. Así, de acuerdo con los encuestados, áreas como la provisión de mejores herramientas de autoservicio para directivos y empleados así como la previsión de falta de capacidades, riesgos de sucesión y retención, y de compensación son esenciales en un futuro muy cercano, en el que los Recursos Humanos tengan un papel más estratégico y analítico.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.