Empresa

Snap Inc. consuma su tercera reestructuración en lo que va de 2018: otros 100 trabajadores despedidos

Te revelamos los mejores trucos para usar Snapchat

En enero, Snap Inc. impulsó cambios notorios en sus equipos de contenido. A principios de marzo, la compañía prescindió de unos 120 ingenieros. Y, ahora, la polémica red social despedirá a otros cien empleados, principalmente en el área de ventas.

No corren buenos tiempos para Snapchat y su empresa matriz, Snap Inc. En su momento, esta firma se convirtió en el emblema de los unicornios (empresas estimadas en más de 1.000 millones de dólares que no salen a Bolsa) al ser valorada en cifras astronómicas que luego no fue capaz de corroborar en su llegada a los parqués. Una burbuja que se demostró con esa OPV en la que Snap Inc. perdió más de 2.000 millones de dólares y sus títulos se dejaron un 23% de su valor en las primeras jornadas de cotización.

Pero hay mucho más detrás del mal momento de Snapchat. La creciente competencia de Instagram (que ha copiado incluso características del fantasma amarillo, como las Stories) ha restado interés a esta red social. Comentarios como los de Evan Spiegel, CEO de Snapchat, quien dijo que los “países pobres como India o España” no se merecían su app, tampoco ayudan a que esta firma posea una imagen positiva. Pero la prueba definitiva de que las aguas andan revueltas en esta compañía es un simple y contundente hecho: tres reestructuraciones de personal en los tres meses que llevamos de 2018.

En enero, Snap Inc. impulsó cambios notorios en sus equipos de contenido. A principios de marzo, la compañía prescindió de unos 120 ingenieros. Y, ahora, la polémica red social despedirá a otros cien empleados, principalmente en el área de ventas.

Snapchat tira los precios (incluso gratis) para robarle anunciantes a Instagram

 

“En los últimos dos años, nuestra empresa ha crecido muchísimo. A finaless del año pasado, solicitamos a los líderes senior de Snap que observen detenidamente a sus equipos para asegurarse de que cuenten con los recursos y las organizaciones adecuadas para respaldar sus misiones. Como resultado, se han establecido nuevas estructuras para contenido, ingeniería, ventas y muchas otras partes de Snap, ha tratado de justificar Imran Khan, director de estrategia de la compañía y jefe de todas sus operaciones comerciales, en un comunicado oficial. “Estos cambios reflejan nuestra opinión de que una integración más intensa y una colaboración más estrecha entre nuestros equipos es un componente fundamental para un crecimiento sostenible de nuestro negocio. Si bien este proceso nos ha obligado a tomar decisiones realmente difíciles, creemos que garantizar rigurosamente que la estructura de nuestro equipo siempre se alinee con nuestros objetivos nos fortalecerá”.

Esa es la postura oficial, pero la realidad parece algo distinta, en tanto que en este tiempo no se han anunciado contrataciones significativas que suplan estas posiciones. Spiegel (el mismo que tildó a España de “país pobre” que no debería usar su app) ha prometido a los accionistas que la startup será rentable a finales de este año. Se trata de una promesa repetida mil y una veces ante el desplome inicial de sus acciones, los malos resultados financieros y como única tabla de salvación de su puesto y del devenir a corto plazo de esta compañía.

¿Y qué mejor forma de garantizar una cierta rentabilidad que prescindir de ingenieros, comerciales y profesionales de contenidos? Al menos a corto plazo, parece una estrategia conveniente. Pero la duda surge cuando vemos que Instagram y otras plataformas han conseguido superar a Snapchat por el lado de la innovacióny la respuesta del fantasma amarillo no es otra que eliminar a los ingenieros que han de dar con la siguiente tecla que les devuelva el pulso en esta batalla.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016 y 2017.