Empresa

Sigue la fuga de directivos en Twitter

En las últimas seis semanas, el equipo de comunicaciones corporativas de Twitter ha perdido a cuatro miembros, incluyendo a su vicepresidente y el director general.

Twitter sigue desangrándose a la espera de que se confirme o desmienta la posible venta de la empresa a Steve Ballmer. Y es que, a los malos resultados financieros y de adquisición de usuarios, la marcha de directivos clave de la firma parece no tener fin.

El último caso es el de Jim Prosser, director de comunicaciones corporativas y políticas públicas de la empresa, quien abandonará Twitter para convertirse en el vicepresidente de Comunicación de SoFi, una startup fintech de menos de cinco años de vida, dedicada al préstamo y financiación temprana.

La marcha de Prosser supone el descabezamiento total del equipo de comunicación de Twitter, ya que la vicepresidenta a cargo de esta área -Natalie Kerris- también abandonó su cargo de forma inesperada a principios de esta misma semana. Además, al menos otros dos profesionales de este departamento han salido de la compañía norteamericana en las últimas seis semanas, según informa Recode.

Aunque Twitter ya ha nombrado a su sucesor -Leslie Berland- lo cierto es que todo este terremoto en el equipo de comunicación corporativa arroja dudas sobre la futura narrativa que pretende escribir la empresa de aquí al futuro. Un relato que debe buscar un único final: recuperar el pulso perdido y el interés de los internautas por Twitter en un cada vez más competido mercado de las redes sociales.

Directiva descabezada

Desde que comenzara el año 2016, la fuga de los principales directivos de Twitter ha sido constante. Así, en la lista de ejecutivos que han abandonado la empresa encontramos al vicepresidente de ingeniería Alex Roetter, a la vicepresidente de medios globales Katie Jacobs Stanton, al vicepresidente de productos Kevin Weil o al responsable de Vine, Jason Toff.

Se trata de un problema de recursos humanos al que Jack Dorsey, actual CEO de Twitter no es ajeno. De hecho, Dorsey ha lanzado una agresiva política de compensaciones económicas con el fin de retener al talento de su compañía y mejorar la maltrecha motivación de sus trabajadores.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.