Empresa

Signos que identifican a un jefe tóxico

signos-de-fejes-toxicos
Escrito por Lara Olmo

No estás paranoico ni le tienes manía. Si tu jefe se comporta de esta manera, está dando signos inequívocos de ser un líder tóxico.

A los líderes tóxicos se les puede identificar antes incluso de que se conviertan en nuestro jefe porque muchos suelen emitir señales de su particular estilo y personalidad ya durante la entrevista de trabajo.

Puede ser que tu jefe cumpla con este perfil pero que en aquel momento no fueras capaz de detectarle. Para tu desgracia, ya formas parte de la empresa y tienes que acatar sus órdenes.

Por otro lado, nunca es tarde para darse cuenta, ya que los líderes tóxicos suelen repetir una serie de patrones (si no todos, alguno de ellos) que los hacen fácilmente identificables.

Reconocer que nuestro líder nos perjudica no es banal, de hecho suele ser la causa principal de los fracasos laborales y una de las razones fundamentales por las que los profesionales abandonan sus compañías.

Y es que trabajar bajo la dirección de un jefe autoritario e irracional aumenta la infelicidad del empleado y, consecuentemente, disminuye su productividad.

10 cosas que los empleados espera de sus jefes

Tanto si eres el líder de un grupo como si trabajas bajo la supervisión de uno, te interesa conocer cuales son los signos que identifican a un jefe tóxico. Estos son los que han destacado un grupo de profesionales de distintos sectores y que ejercen diversos puestos de responsabiliad:

Inflexible con los plazos

Cuando se trata de un proyecto para un cliente y la empresa ha acordado con él una fecha para su entrega, es incuestionable que hay que cumplir con lo pactado. Cuando hablamos de inflexibilidad, es más bien la que te afecta a ti como empleado, por ejemplo, si te surge un imprevisto que te obliga a atrasar un día tu vuelta de las vacaciones o incluso si el día que empiezas en la empresa no te puedes presentar. Si tu jefe no atiende a razones, te obliga a presentarte o te alerta de las consecuencias negativas de no hacerlo, es un líder tóxico.

Te humilla para presionarte

Cuando un líder aprovecha los errores de sus empleados para ponerles en evidencia frente al resto, está dando muestras de ser un líder tóxico.

Suele recurrir a la mentira

Todo líder que se precie se guarda información que no comparte con sus empleados, una obligación que es inherente a su cargo de responsabilidad. Esto es algo que todo el mundo asume en cierta forma, pero otra cosa muy distinta es mentir y además hacerlo de forma sintomática. Si descubres a tu jefe mintiendo, o incluso lo hace frente a ti abiertamente, ten por seguro que hará lo mismo con otros compañeros.

No da un respiro ni para comer

Es fácil identificar este tipo de conductas: basta con echar un vistazo en una oficina a la hora de la comida y ver si los empleados comen desde sus escritorios o no hay nadie en la cafetería. Puede haber épocas con picos de trabajo donde no dé tiempo ni para un respiro, pero si se convierte en la tónica habitual, el estilo de liderazgo no es el más indicado.

Hay una sala para desahogarse o llorar

Si llevas poco tiempo en tu empresa y alguien hace referencia a la “Sala para desahogarse”, preocúpate. Por mucho estrés que haya en el ambiente, si los empleados necesitan un espacio habitual para descargar la tensión, no es buena señal. Los problemas derivados de la actividad profesional debes poder expresarlos abiertamente con tu jefe, y no pueden generar tales niveles de ansiedad.

Hace comentarios racistas o misóginos

Si tu jefe es racistas, misógino u homófono, tardarás poco en darte cuenta porque pronto saldrán sus opiniones a relucir. Este tipo de ideas suelen ir acompañas de otras conductas y formas de ver la vida, como rechazo al diferente o signos de superioridad, ninguna de ellas aconsejables para un líder.

 

Vía | Fortune

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.