Empresa

Si supieras lo que gana tu jefe ¿serías más productivo?

Estudios confirman que compartir entre los empleados cuánto ganas sus compañeros les motiva a trabajar más.
Escrito por Lara Olmo

Pocas cosas en la oficina se mantienen tan en secreto como los salarios, pero ¿y si en contra de lo que se cree, a los empleados les motivara conocerlos?

Hace tiempo que en muchas compañías reina la ley del silencio en lo que respecta a los salarios. Muchos trabajadores se conforman con hacer cálculos de lo que puede ganar su compañero de al lado comparándolo con su cargo y su sueldo.

Pero algunas empresas empiezan a darse cuenta de que este secretismo puede no tener tanto sentido, y que compartiendo lo que ganan sus empleados y cómo influyen sus salarios puede incluso motivarles.

A veces esto significa que la información sea fácilmente accesible a todos en la empresa y que incluso en algunos casos sea compartida de forma pública.

La industria tecnológica, la que más bienestar laboral ofrece a sus empleados

Una tendencia que vendría avalada por las conclusiones de varios estudios. Uno realizado por Emiliano Huet-Vaughn, un profesor auxiliar de Economía del Middlebury College, descubrió que los participantes a los que se les mostraron sus salarios y la comparativa con los de otros compañeros, se esforzaron más y mejoraron su productividad.

Otro estudio de Elena Belogolovsky, de la Universidad Cornell, y Peter Bamberger, de la Universidad de Tel Aviv, halló que el hermetismo sobre los salarios estaba asociado con una productividad más baja. La transparencia sobre las condiciones salariales tiende a reducir las diferencias de sueldo por género y otras discriminaciones relativas a los ingresos.

¿Cómo pueden pasar las compañías de mantener en secreto los salarios a compartir la información? Se puede optar por distintas escalas de transparencia:

Que los empleados hablen sin reservas

Consiste en que la compañía comunique a los empleados que pueden hablar entre ellos sobre sus salarios sin límite alguno. Parece algo banal, pero supone un enorme cambio de política para muchas empresas.

Según un informe de 2011 del Institute for Women’s Policy Research, cerca de la mitad de los trabajadores estadounidenses aseguró que su empresa recomendaba que no se hablase sobre los salarios e incluso se lo prohibía. Algunas de estas compañías han llamado la atención a los empleados incluso por mantener conversaciones informales sobre el sueldo con otros trabajadores y en los casos más drásticos se ha llegado a despedirles.

Transparencia en cuanto a escalas salariales

En este nivel, las compañías establecen franjas salariales, asignan cada puesto a un nivel y comparten las escalas abiertamente entre los empleados.

¿La ventaja? Los empleados se hacen una idea de su posición en relación al resto y de lo que podrían ganar en un puesto diferente en la compañía. ¿El inconveniente? Los niveles representan por lo general un rango salarial, no una cantidad fija única.

En realidad son horquillas que las empresas utilizan para aumentar el sueldo de la gente con más experiencia o que poseen alguna otra variable que otras personas en la misma categoría.

Establecer una fórmula retributiva y revelarla

Una alternativa a compartir las escalas salariales es el uso de una fórmula estándar para calcular el sueldo. Esa fórmula puede incluir todas las variables sobre un trabajador (experiencia, conocimientos, etcétera) para fijar un salario.

Aunque los trabajadores no saben lo que cobra exactamente un compañero, pueden averiguarlo utilizando esa fórmula. También saben que su sueldo se ha determinado de forma justa y lo que tienen que hacer para incrementar su remuneración.

Revelar a los empleados los sueldos reales de todos los trabajadores

Además de las escalas y las fórmulas salariales, la empresa comparte información sobre la remuneración real que perciben todas los empleados.

La cantidad de información y el momento en que se comparte dependen la compañía. A veces se emiten circulares internas con  la retribución de un nuevo empleado o de alguien que acaba de ascender, y otras no es más que un documento en la intranet que se va actualizando.

Además de los sueldos, muchas empresas también comparten información sobre la productividad por divisiones, departamentos o equipos, para que los empleados conozca los factores que influyen en sus pagos.

Que los salarios sean de acceso público

Es la fórmula menos empleada: permitir que la información sobre los sueldos sean accesible para cualquiera que quiera consultarlos, incluidas personas ajenas a la compañía.

Puede no resultar inteligente si la organización no quiere que la competencia emplee esa información en su propio beneficio. Sin embargo es una estrategia efectiva cuando se apuesta por una política de absoluta transparencia y responsabilidad ética.

Top 10 de los trabajos tecnológicos mejor remunerados

Vía | wsj.com

 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.