Empresa

Señales que indican que tu jefe no te respeta

mal jefe

Un líder tóxico puede ser la principal causa de tu fracaso laboral. Aprende a distinguir las señales que indican que tu jefe no te respeta y qué hacer al respecto.

Un jefe tóxico puede ser una de las principales causas del agotamiento laboral. Un estrés y presión constante impuesto desde arriba, sin el apoyo necesario que debe recibir un empleado de su líder, es motivo más que suficiente para dejar un empleo.

El problema se acentúa cuando un superior comienza a menospreciar o infravalorar a su equipo; en el momento que un jefe no respeta a su equipo fracasa como líder.

En la mayoría de casos los empleados no dejan su puesto, dejan a su jefe: un líder tóxico es la mayor causa por la que renuncian los trabajadores.

Es importante saber detectar cuándo un jefe comienza a faltarles el respeto a sus empleados. Tolerar un comportamiento inaceptable de este estilo puede causar daños en la salud debido a los niveles de estrés, y empeorar notablemente nuestro rendimiento en la empresa.

La habilidad que la mayoría de los jefes tienen que mejorar

Estos son los signos que indican que tienes un jefe irrespetuoso:

  • No valora tu esfuerzo: Tu jefe no para de encargarte proyectos muy complejos, pero nunca reconoce el buen trabajo que haces al llevarlos a cabo. Además, cuando resuelves un problema su reacción no es darte las gracias por tu esfuerzo y valor en la compañía, se convierte en una razón para pasarte todos los marrones.
  • Delega y no agradece: Te pasas el día haciendo sus tareas, pero jamás te ha dado las gracias.
  • Le da igual tu vida personal: No valora que tienes una vida fuera de la oficina, y obligaciones que entender. “¿Qué tienes que ir al baile de fin de curso de tu hijo? Encuentra una excusa para no ir, hoy tenemos que quedarnos más horas en la oficina”. Tampoco respeta tu tiempo libre: trabajar en fin de semana o hasta la 1 de la mañana es tu pan de cada día. Y claro, jamás te deja descansar, da igual que sean las 10 de la noche un sábado, tu jefe siempre presume que estás disponible para atender a sus llamadas o correos.
  • No te informa de nada: Tu jefe se limita a darte la información necesaria para que lleves a cabo tus tareas, pero nunca comparte contigo y con tu equipo los planes de la compañía. Así, nunca tienes la oportunidad de exponer tus ideas en público o saber cómo se implementarán una vez que se los propongas a tu jefe.
  • Te acapara: Tampoco informa al resto sobre el excelente trabajo que haces. Los líderes de la compañía no saben de tu existencia, y tu jefe se interpone entre ambos. No te apoya: Cuando pides su ayuda para llevar a cabo un proyecto, como cierto material que necesitas o el apoyo de otra persona para desempeñar la actividad, la respuesta siempre es no.

Si te encuentras en esta situación lo mejor que puedes hacer es intentar hablar con tu jefe. Hazle ver cómo te sientes y explícale qué tendría que cambiar para que te sintieras cómodo en la empresa. Quién sabes, tal vez el feedback sincero le ayuda a recapacitar y cambiar su estilo de liderazgo.

Eso si, si no cambia es el momento para buscar un nuevo empleo. Lo mismo ocurre si crees que tu jefe será completamente intransigente contigo y que no merece la pena hablar con el: busca otro lugar donde aprecien tu talento. Trabajar en un ambiente tóxico es perjudicial para la salud: lo primero es tu vida, luego el trabajo.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!