Empresa

Seis cosas que jamás deberías hacer por la mañana al despertarte

mujer en la cama se despierta con la alarma

Tener una buena rutina matinal es clave para ser más productivo. Además, lo primero que hagamos por la mañana influirá en nuestro humor el resto del día. Hoy te contamos 6 cosas que jamás deberías hacer al despertarte si quieres estar feliz y productivo.

Un día productivo arranca cuando abres los ojos por la mañana, no cuando entras por la puerta de la oficina. Por ello, para aumentar tu productividad no solo tienes que organizar bien tu jornada, también necesitas una rutina matinal que seguir para empezar el día con buen pie.

El mero hecho de tener una rutina por la mañana ya incrementa notablemente tu productividad. Operar de forma automática por la mañana te permitirá reservar tu energía mental y concentración para tareas más complejas más adelante en el día. Pero, ¿vale con seguir cualquier rutina? Realmente si, tú mismo puedes idear y organizar tu propia rutina en función de tus preferencias y necesidades. No obstante, si hay algunos hábitos que deberías eliminar de tu rutina matutina ya que está demostrado que reducen nuestra productividad.

Hoy te contamos seis cosas que jamás deberías hacer por la mañana al despertarte si quieres tener un buen día.

  • Posponer la alarma: Posiblemente sea una de las mayores tentaciones a las que nos enfrentamos cada mañana, apretar el botón de posponer la alarma para poder dormir unos minutos más. No obstante, esto lejos de ayudarnos a descansar más, solo nos hará estar más cansados. Expertos aconsejan intentar acostarte de tal manera que no interrumpas los ciclos de sueño, que duran 90 minutos. Por ejemplo, si tienes que despertarte a las 7:00 es preferible que te duermas a las 23:15 para dormir 7 horas y 45 minutos y no interrumpir los ciclos de 90 minutos, en vez de acostarte a las 23:00 y dormir 8 horas. Si pospones la alarma y te vuelves a dormir lo más probable es que la próxima vez que te despiertes sea en medio de un ciclo (si puedes permitirte dormir otros 90 minutos en un día laborable eres muy afortunado) y te levantarás sintiéndote menos descansado y grogui que la primera vez.
  • No te acurruques bajo las sabanas: En cuanto suene la alarma lo primero que deberías hacer es estirarte, nada de acurrucarse bajo el edredón. Según la psicóloga de Harvard Amy Cuddy, las personas que se estiran en la cama al despertarse tienen más confianza en si mismos que los que adoptan la posición fetal, que tienden a estar más estresados.
  • Nada de mirar el correo: Lo primero que deberías ver al abrir un ojo no es tu bandeja de entrada. Mirar tu correo nada más despertarte solo te estresará desde primera hora, y realmente no habrá mucho que puedas hacer hasta que te pongas a trabajar. Probablemente no haya nada tan urgente como para que no puedas posponerlo una hora por la mañana, así que primero céntrate en prepararte y llegar a tu puesto de trabajo y luego ya te encargarás de ello.

La rutina de 5 minutos para recuperar tu energía y productividad

  • No hacer la cama: Algo tan sencillo como hacer la cama por la mañana te hará sentirte bien contigo mismo y más productivo, y lo más probable es que sigas manteniendo esa actitud el resto del día. Empieza el día con un buen hábito, y te resultará más fácil seguir el resto.
  • Beber café: ¿Cómo? ¿Beber café no puede formar parte de mi rutina matinal? No, no necesitas un chute de café a primera hora. Es mejor tomarte tu primera taza entre las 9:30 y 11:30 de la mañana. Esto es así ya que a primera hora de la mañana nuestros niveles de cortisol se disparan, y es mejor aprovechar la energía natural del cuerpo que recurrir directamente a la cafeína.
  • Prepararte con una luz tenue: Tu cuerpo no necesita ir acostumbrándose progresivamente a la luz después de despertarse, y prepararte con una luz tenue solo te hará sentirte grogui ya que seguirás en modo nocturno. Abre las persianas y deja que entre la luz natural o, en su defecto, enciende la luz y asume que ya es hora de adoptar tu mentalidad diurna.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.

  • Daria Maestas

    La procrastinación por las mañanas es muy relacionada con la falta de organización del tiempo durante todo el día. Cuando no vemos muy claro el objetivo de nuestra actitud al momento de despertar podemos posponer el alarma etc. La clave es organizar bien las tareas que nos esperan y marcar las prioridades fijos por ej. con metodología ágil como kanbantoo desde entonces se puede trabajar mucho más eficiente y al momento de despertar sabremos porque hay que levantarse.