Empresa

Rusia y China ya trabajan en su propio avión gigante para competir con Boeing y Airbus

Escrito por Lara Olmo

A los Airbus y Boeing les saldrá pronto un nuevo competidor: el C929, un avión fabricado a medias entre China y Ruisa con capacidad para casi 300 pasajeros y autonomía para más de 12.000 kilómetros.

La industria de la aviación china se ha fijado un objetivo: competir en los vuelos comerciales y además a lo grande. Para ello ha firmado un consorcio con Rusia que invertirá entre 13.000 millones y 20.000 millones de dólares para fabricar de un avión para 280-290 pasajeros, que se podrán acomodar en filas de 9 y con dos pasillos, y con autonomía para más de 12.000 kilómetros.

Con semejantes características, se trata de una nave mastodóntica que se espera empiece a surcar los cielos entre 2025 y 2028 y que tiene un objetivo claro: plantarle cara de tú a tú a los Airbus y Boeing, cuyos aviones son los más grandes del mundo.

Su nombres provisional es “C929” (según varios medios chinos) y su desarrollo se llevará a cabo entre ambos países. El consorcio que ambos han creado, el CRAIC (Corporación Internacional de Aeronaves Comerciales China-Rusia) tiene su sede en Shanghai, donde además se sitúa la fábrica, y en Moscú y otras ciudades rusas se llevará a cabo la labor de I+D.

Lo más probable es que los motores sean suministrado por Rolls Royce, Pratt & Whitney o General Electric.

Se prevé que los primeros diseños estén listos para 2018 y hagan sus primeros vuelos. Algunas fuentes han especulado con la posibilidad de que se creen dos modelos más del “C929”, uno más pequeño para 230 pasajeros y otra todavía más grande que la versión presentada, de 320 pasajes.

Este mega-avión chino-ruso pretende hacerse hueco en un mercado hasta ahora dominado por Boeing y Airbus.  Ambas multinacional (estadounidense y europea, respectivamente) se reparten el 90% del segmento y CRAIC tratará de hacerse con el 10% restante.

El C929 competiría de frente con el Airbus A330neo y el Boeing 787, de tamaño y características técnicas similares.

Desde CRAIC confían en que los bajos costes operacionales del “C929” y las facilidades de financiación y alquiler harán de este avión una opción interesante para los compradores internacionales. De hecho, si se cumplen las previsiones, esta nave no sólo se emplearía para vuelos comerciales, también para control aéreo, el transporte presidencial o incluso en la guerra electrónica.

Recurso | Skyscraper

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.