Empresa

Resiste la tentación de dejar tu trabajo ante estas situaciones

empleado cansado

Dejar tu empleo es una decisión difícil y trascendente: si te planteas hacerlo pregúntate cuáles son las razones de tu malestar e intenta superarlos antes de renunciar.

Permanecer en un ambiente de trabajo tóxico puede acabar teniendo graves perjuicios para nuestra salud y relaciones fuera del entorno laboral. Regresar todos los días a casa tras un mal día en la oficina y lidiar con un mal jefe puede llevarnos a padecer del síndrome del agotamiento laboral.

No obstante, el trabajo perfecto es un mito, y posiblemente todo empleado pase por alguna que otra mala racha en la oficina. Los cambios internos en la oficina, o un proyecto en concreto pueden ser suficientes para haceros tirar la toalla. Sin embargo, lo importante es saber diferenciar cuándo se trata de una etapa transitoria o si realmente es el momento de dejar tu trabajo.

Estas son algunas de las situaciones en los que podemos sentirnos tentados a renunciar a nuestro empleo y algunos trucos para tomar la decisión correcta:

  • Tus compañeros más cercanos se marchan a otra empresa: Cuándo otros miembros de tu equipo comienzan a renunciar es normal que te veas tentado a hacer lo mismo. No obstante, la situación de tu compañero de al lado no tiene porque ser comparable a la tuya, cada uno debe valorar cuando es el momento de dejar su trabajo. Esta situación es aún más difícil cuando tienes una buena relación con esta persona, pero lo acabarás superando. Haz una lista de pros y contras y siempre que los elementos positivos predominen olvídate de las influencias externas.
  • Te asignan proyectos que no corresponden a tu puesto: Afrontar un proyecto que no nos corresponde es estresante; sin embargo, lo inteligente no es tirarlo todo por la borda. En primer lugar, identifica por qué te han asignado a ti la tarea, y pregúntate cómo podría ser beneficioso para tu futuro. Hay muchas maneras de conseguir que un tema que te aburre te apasione, así que no te desesperes. En el caso de que el problema sea que tienes demasiado trabajo, adopta algunas técnicas para distribuir una carga de trabajo excesiva, y aprende a organizar y planificar tus tareas. Así, también es conveniente hablar con tu jefe y pedirle educadamente cuáles deberían ser tus prioridades con la llegada del nuevo proyecto: siempre que te acerques a el dispuesto a hacer bien tu trabajo mostrarás interés por el proyecto y por mejorar tu desempeño.

Los 4 pasos que debes tomar antes de dejar un empleo

  • Tienes un nuevo jefe: Trabajar bajo las directrices de un mal líder puede ser desesperante y agotador. En el caso de que con la llegada de un nuevo jefe sientes la repentina necesidad de renunciar a tu empleo. Sin embargo, primero intenta entender lo que tu jefe quiere de ti, descubre cómo puedes ponerte de tu lado y trabajar mejor juntos. Si aún así sigues estando amargado puede que sea el momento de empezar a buscar un nuevo hueco en el mercado laboral, pero no te precipites: que las cosas se hagan de manera distinta no es sinónimo de que se hagan mal.

Vía | themuse

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!