Empresa

Renta 2017: todas las deducciones por alquiler de vivienda

¿Merece la pena deducir el alquiler de tu casa como autónomo?

¿Eres el propietario o inquilino de una vivienda de alquiler? Hoy te contamos todas las deducciones por alquiler de vivienda que puedes incluir en la declaración de la Renta 2017/2018. Tómate tu tiempo en rellenar el borrador para que no se te pase ninguna.

La semana pasada se abrió el plazo para presentar la declaración de la Renta 2017 y, pese que tenemos hasta el 2 de julio para hacerlo, es normal que quieras quitártelo de encima cuanto antes. Pero ojo, las prisas pueden perjudicarnos e impedir que paguemos menos a Hacienda.

Si rellenamos el borrador de la Renta con prisas es probable que se nos escape alguna deducción o casilla que nos permita ahorrar al hacer la declaración. Por eso es importante que revises todo punto por punto y, preferiblemente, que no uses la app de la Renta ya que no te permite modificar el borrador una vez lo confirmes.

Trucos para pagar menos a Hacienda en la Declaración de la Renta 2018

Las deducciones por alquiler de vivienda es un apartado que no puedes pasar por alto. Ya seas inquilino o propietario de una vivienda alquilada, incluir estas deducciones pueden ahorrarte un dinero.

Deducciones en la Renta para aquellos que alquilen una vivienda

Antes de nada es importante aclarar que los propietarios están obligados a declarar las rentas provenientes del alquiler de su vivienda.

No obstante, todos los contribuyentes que alquilen su propiedad como vivienda habitual pueden aplicarse las deducciones pertinentes, lo cual puede suponer una gran rebaja en la factura fiscal.

Los propietarios que no pueden aplicarse estas deducciones son los que alquilan una vivienda vacacional. Esto no incluye a los que arriendan su vivienda a estudiantes, ya que es un periodo amplio que no se considera de temporada.

Estas son las deducciones por alquiler de vivienda:

  • Los intereses de préstamos o créditos utilizados vinculados a la vivienda para su adquisición.
  • Los impuestos y tasas estatales que incidan sobre los rendimientos o la vivienda: por ejemplo, el IBI, la tasa por limpieza, recogida de basuras o alumbrado, vado y los gastos de comunidad.
  • Los gastos de formalización del arrendamiento y los de defensa de carácter jurídico.
  • Los gastos de conservación, mantenimiento y reparación.
  • La prima del seguro de hogar.
  • La amortización del inmueble y de los bienes que contenga (el 3% del valor de construcción por el desgaste del mismo).
  • Los saldos de dudoso cobro.
  • Los gastos de servicios o suministros: luz, agua, gas, teléfono, cuidado de jardines, vigilancia, portería y otros servicios relacionados con la finca.

Deducciones en la Renta para aquellos que viven de alquiler

Solo podrán deducirse el alquiler aquellos contribuyentes que firmaron el contrato antes del 31 de diciembre de 2014. El resto no tienen derecho a ninguna deducción por alquiler.

Aquellos inquilinos que firmaron contrato antes de dicha fecha podrán deducirse un 10,05% de las cantidades satisfechas en concepto de alquiler con la condición de que la base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. Si es superior a dicha cantidad no podrán aplicarse la deducción.

Base máxima de la deducción:

  • Base imponible inferior a 17.707,20 euros anuales: 9.040 euros anuales.
  • Base imponible entre 17.707,20 y 24.107,20 euros anuales: Para calcular la base máxima de la deducción habrá que usar la siguiente formula: 9.040 – [1,4125 x (Base imponible – 17.707,20)].

Vía | Finanzas.com

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.