Empresa

Renta 2017 para autónomos: todos los gastos deducibles este año

Cómo aplazar el pago del IVA para pymes y autónomos

Te explicamos cuáles son las nuevas deducciones y desgravaciones para autónomos, introducidas por La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, y las que se mantienen de años anteriores para que no se te pase nada al hacer la declaración de la Renta 2017.

Llega el momento de empezar a hacer la declaración de la Renta 2017, un proceso obligatorio para todos los contribuyentes personas físicas residentes en España salvo algunas excepciones muy concretas.

Esto incluye tanto a los trabajadores por cuenta ajena como los trabajadores por cuenta propia, es decir, los autónomos.

Al presentar la declaración de la Renta los autónomos puedes deducirse ciertos gastos, que van actualizándose cada año. El 1 de enero de 2018 entró en vigor La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, introduciendo nuevas deducciones para autónomos.

Trucos para pagar menos a Hacienda en la Declaración de la Renta 2018

Antes de nada cabe aclarar cuáles son los requisitos para que un gasto sea deducible. Primero debe ser un gasto vinculado a la actividad económica realizada por el autónomo, y no atribuibles a su vida personal. Todos estos gastos tienen que estar justificados, con facturas o recibos, sino no serán deducibles. Además, el autónomo debe registrar todos los gastos en los libros de gastos e inversiones.

A continuación podéis encontrar la lista actualizada de gastos deducibles para autónomos en la declaración de la Renta 2017.

  • Sueldos, salarios y gastos de personal: El autónomo podrá deducir los pagos que haga a sus trabajadores en concepto de sueldos, viajes, dietas, formación, seguros, etc.
  • Seguridad social: Cuando la cotización de un trabajador depende del autónomo también es un gasto deducible.
  • Consumos de explotación: Material comprado y empleado para el desarrollo de la actividad empresarial.
  • Cuotas de alquiler: El alquiler que el autónomo pague por un local, y las facturas del mismo, son deducibles.
  • Gastos de mantenimiento o reparación de las instalaciones: El único caso en el que un autónomo no podrá deducirse un gasto por mantenimiento es si dicha reparación supone una ampliación o mejora.
  • Amortizaciones: Importe del deterioro o depreciación de las inversiones contempladas como inmovilizado material o intangible afecto a la actividad.
  • Servicios necesarios para el desempeño de la actividad: Todos los servicios de profesionales independientes del que precise el contribuyente para desempeñar su actividad, como podrían ser los honorarios de notarios, abogados, gestor, por ejemplo.
  • Tributo fiscalmente deducible: Los autónomos podrán deducirse el IBI y el IAE y otros tributos y recargos no estatales y tasas, recargos y contribuciones estatales. ,
  • Gastos financieros: Intereses de préstamos y créditos, gastos de descuento de efectos, recargos por aplazamiento de pago de deudas, intereses de demora de aplazamientos de los pagos a Hacienda.
  • Gastos de manutención: Los autónomos tienen derecho a deducirse las dietas siempre que el pago tenga lugar en establecimientos de restauración y hostelería y se realice por medio electrónico, ya sea tarjeta de crédito o de débito. El límite es de 26,67 euros al día, pero incrementa si el gasto ha tenido lugar fuera de España. En el extranjero el límite sube a 48,08 euros. Si el autónomo se aloja en un hotel durante su estancia tiene derecho a deducirse el doble: 97,60 euros al día.
  • Gastos de suministros: Si eres autónomo y trabajas desde casa puedes deducirte un 30% de los gastos de suministros en el espacio dedicado a la actividad profesional; es decir, la luz, agua, gas, Internet y teléfono fijo que consumas dentro de tu despacho. Si tu espacio de trabajo ocupa 15 metros cuadrados de tu domicilio, podrás deducirte el 30% de los gastos de esos 15 metros cuadrados.
  • Gastos de seguro por enfermedad: El autónomo no solo tienen derecho a deducirse sus propios gastos de seguro por enfermedad, también puede decirse los de su cónyuge e hijos menores de 25 años. El límite de desgravación son 500 euros por asegurado, que aumenta hasta 1.500 euros si alguno de ellos  es discapacitado.
  • Ropa: Si el trabajador necesita una vestimenta específica para el desempeño de su actividad también puede deducirse. Tienes que tener en cuenta que esto solo se aplica en algunos casos muy concretos; un traje por ejemplo no sería deducible.
  • Formación propia: Las inversiones que haga el autónomo para formarse a sí mismo también son deducibles. Esto engloba las entradas a ferias, charlas, adquisición de libros, cuotas de asociaciones empresariales y similares.
  • Teléfono: Tienes que demostrar que es tu línea de teléfono para uso profesional, y que tienes otro dedicado a uso personal.
  • Vehículo empresarial: En este caso es un requisito que el vehículo tenga un uso profesional para que puedas deducirte todos los gastos – gasolina, seguro, mantenimiento, etc. El resto de autónomos solo podrán deducirse un 50% en el caso de IVA que soporten en la adquisición y mantenimiento del vehículo.
  • Transporte: Todos los gastos de transporte público sí son deducibles.
  • Viajes: En los viajes profesionales puedes deducirte todos los gastos, incluido el billete de avión y otros medios de transporte como taxis. Eso si, cuidado con no organizar dichos viajes en fines de semana, ya que Hacienda difícilmente lo aceptará como viaje empresarial.
  • Pérdidas por insolvencia de deudores: Han de darse varios requisitos. Primero deben de haber transcurrido 6 meses desde el vencimiento de la obligación. Además, el deudor debe estar declarado en situación de concurso y procesado por el delito de alzamiento de bienes. Por último, las obligaciones tienen que haber sido reclamadas judicialmente.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.