Empresa

Reino Unido dará 400 millones de libras a las startups para evitar su fuga tras el ‘brexit’

Lenovo-HPE-encarcen-sus-precios-por-el-brexit

Después de que muchas empresas TIC británicas hayan sido adquiridas por empresas extranjeras (y ante el temor de que el ‘brexit’ pueda acelerar la tendencia), Theresa May ha anunciado una batería de medidas.

El triunfo del ‘brexit’ en Reino Unido está teniendo consecuencias funestas para las startups a uno y otro lado del Canal de la Mancha, especialmente en temas de financiación. Una situación que podría animar a muchos emprendedores a abandonar las islas en busca de mayor estabilidad en la tierra firme del Viejo Continente o Estados Unidos. Para evitarlo, Theresa May ha tomado medidas en el asunto.

Así pues, el gobierno británico acaba de anunciar un plan de inversiones en startups por valor de 400 millones de libras. Lo hará a través del British Business Bank con el propósito explícito de detener el flujo de nuevas empresas de base tecnológica del Reino Unido que son compradas por compañías extranjeras, en lugar de crecer en escala dentro del país. Un problema que siempre ha tenido el Reino Unido, pero que puede acrecentarse aún más con la futura salida de la Unión Europea.

No hace falta irse muy lejos en el tiempo para encontrar movimientos relevantes que han levantado ampollas en el tejido emprendedor británico. A principios de año, la japonesa SoftBank compró ARM por 31.000 millones de dólares, bandera de las TIC inglesas; que lidera una lista en la que figuran otras salidas del país como DeepMind (adquirida por Google en 2014 por 400 millones de dólares) o SwiftKey (que hizo lo propio por Microsoft, este mismo año, a cambio de 250 millones de dólares).

Además, el gobierno conservador de May invertirá otros 2.000 millones de libras esterlinas en investigación y desarrollo de aquí a 2020. Este esfuerzo en I+D se centrará en tecnologías clave como la robótica, la inteligencia artificial o los vehículos autónomos; según informa TheNextWeb.

Por si fuera poco, las autoridades ya se habían comprometido previamente a invertir 1.000 millones de libras en infraestructuras de fibra óptica, que llevará la alta velocidad de Internet a dos millones de hogares británicos. Esta cantidad se suma a los 400 millones de libras que ya se habían reservado para el Fondo de Inversión en Infraestructuras Digitales, que apoyará a los proveedores emergentes de banda ancha.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.