Empresa

Qué son las listas anti To-Do y cómo pueden ayudarte a ser más productivo

Qué son las listas anti To-DO y cómo pueden ayudarte a ser más productivo

¿Tienes una relación de amor-odio con la lista de tareas pendientes y de cosas por hacer? Para incentivar tu productividad, te proponemos un método alternativo: se trata de las listas anti To-DO, creadas por Marc Andreessen.

Marc Andreessen es el cofundador de la empresa Netscape Communications Corporation y coautor de Mosaic, uno de los primeros navegadores web con interfaz gráfica. Pero además, es el creador de una curiosa técnica de productividad en contraposición a las habituales listas de To-Do -o de tareas pendientes por hacer-. Si has percibido que organizar tu agenda por tareas te agobia y en lugar de motivar tu trabajo o mejorar tu organización, provoca que te sientas agobiado, las listas anti To-Do pueden convertirse en tus aliadas infalibles. 

¿Cómo se hace una lista anti To-Do?

El funcionamiento de este método es muy sencillo y rápido. Si lo habitual es que las listas de To-Do requieran que escribas previamente y de forma detallada todos los asuntos que tienes durante el día -anotándolos al comienzo del mismo o en la noche anterior-, Andreessen te propone justo lo contrario dándole la vuelta a la tortilla y animándote a que anotes lo que has hecho al final de la jornada. 

Así, esta táctica hace hincapié en tus logros y no en tus fracasos. La lista de cosas por hacer nunca se completa de todo y siempre vuelve a estar llena, provocando en muchas personas una sensación de poca motivación y merma de la productividad. Subvirtiendo el enfoque tradicional, la lista anti ToDo celebra tus avances y te ofrece una visión global de tus logros diarios, permitiendo que midas tu progreso y puedas calcular a posteriori el desempeño de tus horas de trabajo, así como las dificultades a las que te has enfrentado.

5 tipos de música que mejoran tu productividad

Esta solución potencial palia el estrés y el desaliento y te permite evaluar de una forma mucho más exacta y precisa la complejidad y la duración de una tarea, algo que podrás aprovechar en el futuro a la hora de repetirla o de realizar un proyecto similar. Anotando tus logros -ya sean menores o de gran tamaño- sientes un pico elevado de motivación, en contraste con el bajón que propicia sentarte ante un listado de tareas incompletas.

Los principales beneficios de esta técnica son que te hacen sentir más realizado y consciente de tus necesidades, sumando visualmente tus logros y generando en ti una poderosa satisfacción. Además, las listas anti To-Do mejoran tu concentración en busca de esa sensación de logro, de tintes adictivos y que aumenta con el paso de los días. También te dan una idea de tus patrones de trabajo, los momentos más productivos del día o los principales obstáculos para desarrollar tu productividad.

Podrás conocer qué tareas tienen gran valor a largo plazo, como fortalecer habilidades, identificar oportunidades de mercado o aprender nuevas habilidades, reservando a largo plazo minutos al día para tareas importantes que no son urgentes, algo que no solemos hacer con las listas tradicionales To-Do.

¿Dónde hago mi lista anti To-Do?

Como cualquier lista, mi recomendación es que practiques el método de Andreessen en tu formato favorito. Si es tradicional y te inclinas por el formato de siempre de papel y bolígrafo, reserva una libreta exclusivamente para la elaboración de tu motivadora lista anti To-Do, dejándola en tu mesita de noche para cubrir una nueva página al finalizar el día. 

Si te inclinas hacia el formato digital, puedes utilizar una aplicación de tablero al estilo Kanban, como Trello o LeanKit, o emplear una app específica de productividad, un documento de Excel en Google Docs o una nota de Evernote.

Si quieres hacer tanto una lista To-Do como una anti To-Do, guárdalas en el mismo lugar pero especialmente en el formato online, da a ambas títulos separados para evitar confusiones. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.