Empresa

Qué hacer cuando eres víctima de un producto defectuoso

Legalitas aporta los consejos a tener en cuenta si has adquirido un producto defectuoso

Cuando recibes un producto defectuoso, como consumidor tienes derecho, no sólo a solicitar la devolución del dinero, sino también a reclamar los daños que el producto le haya causado. Legalitas aporta las claves fundamentales de este asunto.

Muchas son las empresas que en los últimos años, han tenido que afrontar la retirada del mercado de productos defectuosos haciendo frente a pérdidas millonarias, reducciones de plantilla y graves daños a la marca. 

El Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre define el producto defectuoso como “aquél que no ofrezca la seguridad que cabría legítimamente esperar, teniendo en cuenta todas las circunstancias y, especialmente, su presentación, el uso razonablemente previsible del mismo y el momento de su puesta en circulación”. Por lo tanto, los defectos de seguridad podrán ser reclamados de manera independiente a la garantía frente al vendedor.

Defiende tus derechos como consumidor

Un móvil, por ejemplo, está sujeto a la garantía por fallos o defectos en el funcionamiento, que son reclamables al vendedor, inclusive los daños y perjuicios que de ellos pudieran derivarse. Sin embargo, los defectos de seguridad no se regulan por la normativa de garantías, sino por la normativa de productos defectuosos, en la que la reclamación debe dirigirse al fabricante o importador y no al establecimiento vendedor, siendo los plazos algo más amplios para reclamar.

Existen numerosas sentencias que condenan al pago de una indemnización al fabricante de un producto defectuoso por los daños producidos, generalmente lesiones físicas. Habitualmente, para reclamar deberás demostrar no sólo el defecto del producto y el daño sufrido, sino también la relación causa/efecto entre ambos. 

Por poner un ejemplo, si un problema de salud te lo ha provocado un alimento, deberás demostrar que la enfermedad ha sido causada por ese producto y no por otra causa.

Límites económicos en la cantidad a indemnizar

El art. 141 de la citada ley establece unos límites económicos a la cuantía de la indemnización del productor por los daños causados por productos defectuosos:

  • De la cuantía de la indemnización de los daños materiales se deducirá una franquicia de 390,66 euros.
  • La responsabilidad civil global del productor por muerte y lesiones personales causadas por productos idénticos que presenten el mismo defecto tendrá como límite la cuantía de 63.106.270,96 euros.
  • Si el daño se ha producido por un mal uso de la víctima la indemnización puede reducirse o incluso desaparecer el derecho a percibirla. Será necesario estudiar cada caso concreto para establecer el origen del daño.

Plazo para reclamar

Tienes un plazo de 3 años desde que se produjo el daño para reclamar de acuerdo a la Ley de Consumidores y Usuarios. El vendedor o suministrador solo es responsable en caso de que el fabricante o importador no pueda ser identificado o si vendió el producto sabiendo que era defectuoso.

Si no quieres devolver el producto defectuoso debes asumir tu responsabilidad en adelante, si posteriormente se produce algún problema causado.

Vía | Legalitas

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.