Empresa

Qué es una licencia VTC y cómo funciona

Te explicamos qué son las licencias VCT y cómo funxionan

Aunque muchos señalen a Uber y Cabify como el principales culpables de esta problemática, lo cierto es que las licencias VTC son muy anteriores a la famosa de startup de transporte colaborativo. En este artículo desmenuzamos en qué consisten, cuál es su precio y cómo se consiguen.

Hace unos años, a nadie le sonaba la expresión licencia VTC, mientras que hoy, especialmente debido a la guerra desatada entre empresas de economía colaborativa como Cabify y Uber y el gremio del taxi, esta clase de concesiones están en boca de todo el mundo y abren problemáticas de compleja gestión.

Las VTC son autorizaciones para ejercer la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor. Son las que emplean los chóferes y las limusinas, por ejemplo, pero han adquirido nuevas utilidades con la aparición de estas empresas tecnológicas que ponen en contacto a pasajeros con conductores mediante una app móvil.

La propuesta de Uber: acabar con el monopolio del taxi auspiciado por las VTC

Según datos del Ministerio de Fomento, en nuestro país existen 67.089 licencias de taxi y 5.890 de VTC, lo que equivale a un vehículo de alquiler con conductor por cada 11 taxis, aunque existen provincias en las que la proporción es de un VTC por cada 7 taxis -como sucede en Madrid-, un VTC por cada 5 en Málaga y hasta un VTC por cada 3 taxis en Cantabria. Sin embargo, la la ley de transporte indica que la proporción debería ser de un vehículo de alquiler con conductor por cada 30 taxis, matizando de todos modos que “las comunidades pueden modificar la regla de la proporcionalidad”.

Hace años que la mayor parte de municipios no lanzan nuevas licencias para los taxistas, aunque tampoco es nada fácil hacerse con un permiso autonómico de VTC. Desde El País apuntaban recientemente a que en la capital madrileña los taxistas a punto de jubilarse tasan el traspaso de su licencia entre 150.000 y 170.000 euros, mientras que el coste de las VTC ronda los 40.000.

Según dibujaba en junio de 2016 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en junio, el valor medio de una licencia de taxu en el mercado secundario es todavía más desorbitada en otras ciudades: 220.000 en San Sebastián, 215.000 en Santander o 205.000 en Palma de Mallorca. 

La burbuja de las VTC: entre 5.000 y 10.000 licencias por vía judicial en los próximos meses

Cómo se puede apreciar en el apartado oficial de la Comunidad de Madrid sobre “Autorizaciones, licencias, permisos y carnés, en la actualidad no es posible otorgar nuevas autorizaciones de arrendamiento de vehículo con conductor en la Comunidad de Madrid “al existir una situación de desequilibrio entre el número de éstas y el de las de transporte público de viajeros en vehículos de turismo -autotaxi-“. (Artículo 181.2 del Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT)).

Mientras que las licencias de taxis permanecen invariables, solamente en Madrid Cabify ha multiplicado por 3,5 la cifra de conductores desde finales de 2015 hasta la actualidad. Lo que sucede en el opaco mercado de las VTC. Al igual que con las licencias de taxi, la transmisión está permitida. Sin embargo, existen diferencias entre ambas, ya que las VTC están vinculadas a un coche y no al conductor. 

Los precios a los que se comercializan las VTC han experimentado un notable crecimiento en los últimos meses, como se puede apreciar en tablones de anuncios online como Mil anuncios. Aunque todavía están a años luz de los costes de los permisos de taxi, es habitual encontrar precios que oscilan de los 40.000 a los 60.000 euros por una VTC. La oferta y la demanda han producido este incremento destacado en los precios.

Cómo funciona Cabify, la alternativa al taxi y el coche de empresa

Por otra parte, se espera que se concedan miles de licencias VTC para compañías como Uber y Cabify más por la vía jurídica, tal y como advirtió recientemente el Gobierno a colación de la huelga protagonizada por taxistas de toda España. Existen ya numerosos casos de titulares particulares de licencias que se han hecho con una o varias VTC mediante sentencia judicial, tras el agujero creado por la ley ‘ómnibus’. A algunos se les ofrece la posibilidad de acceso a una sociedad con mejores condiciones y facturaciones mensuales superiores a 6.000.

Todo este conjunto masivo de nuevas licencias será fruto de los nuevos pronunciamientos judiciales favorables para los recursos que numerosas compañíass presentaron aprovechando el vacío legal generado el sector entre 2009 y 2013. Aunque la ley impide que se traspasen excepto por “causa mayor”, los empresarios se sirven del mecanismo de asignarlas a una sociedad y traspasarla sociedad entera para que no cambie de nombre. 

Para acceder a las licencias, existen diversas modalidades: la cuenta de participación, cuyo pago inicial se sitúa en torno a los 60.000 euros según revelan las ofertas de Internet, y también algunos despachos, que gestionan permisos y obtienen licencias a cambio de ingresos. De todos modos, el aluvión de licencias previsto para los dos próximos ejercicios podría ralentizar la subida de los precios. Como hemos subrayado, se esperan, como mínimo, 5.000 licencias más, que podrían llegar a 10.000. 

El sector del taxi denuncia la captación irregular de clientela por parte de las VTC

Por ley, los vehículos VTC solamente pueden realizar un servicio con solicitud previa, pero el gremio de taxistas desde organizaciones como Fedetaxi denuncia la creación de paradas clandestinas cercanas a zonas de afluencia con la aplicación de Uber o Cabify activada. En la teoría y con la ley en la mano, levantar la mano para que un coche pare y te lleve es patrimonio exclusivo de los taxis.

Los taxistas recuerdan que estos vehículos no pueden circular buscando o esperando clientes, tienen que parar en puntos de reunión y únicamente pueden recurrir a su servicio mediante aplicaciones o llamando por teléfono. Sin embargo, el juez desestimó la demanda del sector del taxi contra Cabify al no quedar acreditado que tengan ventaja frente a sus posibles competidores.

La justicia italiana vuelve a darle la razón a Uber frente a los taxistas

Desde el Ministerio de Fomento informaban recientemente que tomarían medidas contra la burbuja de licencias para Uber y Cabify. impidiendo su venta o alquiler durante los dos años siguientes a su obtención. El objetivo principal es evitar una burbuja de especulación en torno a la posible concesión por vía judicial de entre 5.000 y 10.000 VTC a lo largo de los próximos meses.

Esta medida, de la que se excluirán aquellas licencias que se hereden, busca garantizar que estas compañías usen las licencias para prestar servicio y no para comercializarlas cuando estimen oportuno en función de las condiciones de mercado.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.