Empresa

Qué es una factura rectificativa y cuándo debes emitirla

Qué es una factura recitificativa y cuándo debes emitirla

Si en alguna ocasión has emitido una factura con datos erróneos y tienes que corregirla, te enseñamos qué es y cómo elaborar una factura rectificativa, fundamental para subsanar fallos con clientes o recuperar el IVA de facturas impagadas.

La facturación es un tema que trae muchos quebraderos de cabeza a las empresas, especialmente a los trabajadores autónomos, que habitualmente asumen el apartado de la gestión y elaboración de sus propias facturas, muchas veces valiéndose de programas digitales. Si un cliente se equivoca, hay imprevistos, cambios de última hora o errores propios, debes elaborar una factura rectificativa, indicando expresamente que se trata de la misma.

Las mejores herramientas de facturación electrónica

Desde el blog especializado de FacturIVA indican todos los pasos y claves para preparar este documento, que suele emitirse cuando se aplica erróneamente el IVA u otro impuesto, hay fallos en la fecha, el importe o datos del cliente o un concepto equivocado. Es importante indicar el número y la fecha de factura que estás rectificando y su propia numeración como cualquier otra factura. También hay que especificar el motivo concreto de la rectificación.

Si la rectificación no afecte al importe, se realiza una factura rectificativa con los que tenía la original, aplicando la corrección e indicando la naturaleza de esta corrección y la factura a la que rectifica. Es decir, que la nueva factura reemplazará directamente a la original. Si la corrección afecta al importe final, la factura rectificativa solo deberá incluir el importe final correcto, indicando si la modificación es positiva o negativa. De esta manera, si recibes más dinero estarás ante una una factura rectificativa de abono positivo y de lo contrario, de una factura rectificativa de abono negativo.

Cuidado con las facturas rectificativas de abono negativo

Desde FacturIVA subrayan que es importante tener cuidado con la elaboración de estas facturas, que Hacienda mira de cerca, ya que algunas personas las usan de forma fraudulenta para evitar abonar una gran cantidad de IVA un determinado trimestre, simulando la devolución de toda o parte de la mercancía por parte de los clientes. Cuando se trata de productos materiales tangibles es más sencillo, ya que puede justificarse con un albarán de devolución. 

Cuando se trata de servicios, puede darse el caso de un cliente no pague, perjudicándote de manera doble: perjudica el impago y te obliga a abonar el IVA de la factura. Para evitar el segundo daño, la factura rectificativa te permite recuperar el IVA y anular la anterior. Debes hacer varias cosas: elaborar el documento, especificar que se trata de una factura impagada y que el el importe, así como el IVA, son cero. Si por ejemplo el impago es del total de factura, y esta era de 100 euros, la factura rectificativa será de -100 euros. 

A continuación, deberás reclamar la factura impagada por vía judicial, presentar en Hacienda la reclamación judicial y la factura rectificativa. También debes incluir una rectificación en el modelo 303 de ese trimestre para que Hacienda lo compense. Eso sí, el impago no puede proceder de un usuario final, sino de otro autónomo o empresa. Debes tener cuidado con el tiempo ante los impagos, ya que existen casos en los que tienes seis meses como tope máximo para iniciar el proceso judicial.

Fuente | FacturIVA

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.