Empresa

¿Qué es la regla del 4% para jubilarse y por qué está en entredicho?

Jubilarse eternamente es posible… o eso al menos aseguran los defensores de la regla del 4%. Te explicamos en qué consiste aunque, si no tienes ya un buen patrimonio, de poco te va a servir…

Uno de los pilares del Estado del Bienestar es la jubilación, esa prestación social que nos permite gozar de unos años de tranquilidad a partir de los 65/67 años (después de la última reforma laboral al respecto) con una cuantía de dinero mensual asegurada por el gobierno.

Sin embargo, este tipo de servicios públicos se ha visto notablemente impactado por la crisis económica que ha vivido Europa en los últimos años y, antes, por la crisis demográfica que ha alterado el equilibrio de este delicado sistema: cada vez hay más gente jubilada (debido al incremento de la esperanza de vida y los buenos servicios sanitarios) pero menos trabajadores en activo que coticen a la hucha de las pensiones (gracias a la caída drástica de la natalidad).

Ante este escenario incierto, cada vez más trabajadores han optado por gestionar de forma privada su jubilación, bien a través de planes de ahorro, fondos de pensiones o, simplemente, guardando el dinero bajo el colchón. En estos casos donde la iniciativa particular es la que rige la jubilación, existe una norma, considerada estándar por la industria financiera, para determinar cuánto dinero se debe reservar a este tema de entre todos los ahorros obtenidos por el profesional.

Se trata de la regla del 4%, ideada a mediados de los años 90 en Estados Unidos. Su funcionamiento es muy sencillo: como máximo podemos gastar el 4% de nuestros ahorros al año, reservando el resto, en cualquiera de sus modalidades. Por ejemplo, si hemos logrado acumular un patrimonio de 1.000.000 euros, tan sólo podríamos retirar 40.000 euros cada año si queremos que el dinero nos dure hasta fallecer.

La norma se basa en la inflación y el crecimiento del valor del dinero (en forma de acciones o cualquier otro tipo de inversión, incluso a través de los planes de pensiones o fondos) que se produce de forma natural con el paso del tiempo y que compensa esas salidas de efectivo a largo plazo, haciendo que el dinero se multiplique de forma prácticamente infinita.

Pero esta regla tiene ya más de 20 años de vida, con lo que su valor como regla de oro ha sido puesto en entredicho por muchos analistas. De hecho, en los últimos cursos, se ha demostrado cómo gran parte de la población ha estado retirando mucho menos dinero (en torno al 2% o 3%) de sus ahorros durante su retiro dorado. Cifras que los expertos consideran mucho más realistas en un entorno como el actual, con una disminución generalizada en los sueldos (que genera más recelo entre la clase media y baja a un alto nivel de gasto) y una mayor longevidad, lo que obliga a dividir los ahorros entre más años.

¿Conoces los fallos más habituales al darte de alta como autónomo?

Las voces críticas con esta teoría también aluden a otros muchos factores. El primero es obvio: es una norma que sólo se aplica a personas que cuenten con un amplio capital o patrimonio inicial… salvo que sean capaces de generar 25 veces más dinero del que necesitan para vivir cada año durante su vida laboral.

El segundo es que toda la regla se basa en que, a largo plazo, el crecimiento económico está garantizado en todas las regiones del mundo… o al menos en los países donde tengamos operaciones monetarias. El tercero y último también es claro: la mayoría de la gente europea sigue confiando en el sistema público de pensiones y, por ende, emplea sus ahorros en otras operaciones (como la compra de pisos o coches) que no entran en la ecuación de la jubilación perpetua.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.