Empresa

Qué es la narrativa de negocios y cómo podemos mejorarla en 6 sencillos pasos

presentacion publico

Contar una historia puede ser fácil, pero cuando hay que tratar temas empresariales es más difícil conseguir la atención del público sin que muchos oyentes desconecten. Sigue estos 6 pasos y lograrás que tu narrativa de negocios sea efectiva e influyente.

Las presentaciones de ideas u objetivos ante una audiencia están a la orden del día en el ámbito empresarial actual. En todos los negocios se utilizan nuevas técnicas para conseguir los mejores resultados para la empresa, y entre estas nuevas técnicas se encuentra la narrativa de negocios, es decir, la presentación de estas ideas y objetivos de forma eficiente.

La narrativa de negocios es el arte de contar un relato a nuestros interlocutores y que busca un objetivo principal, causar impacto en el público que nos escucha.

Como ocurre en los relatos convencionales, la narrativa empresarial busca establecer conexiones emocionales con los interlocutores y captar la atención de las personas que nos escuchan. Pero en una narrativa de negocios es necesario enfocar estas historias de una manera diferente a las historias convencionales para conseguir estos mismos resultados buscados por ambas.

Una historia convencional normalmente se cuenta desde el principio, seguido del cuerpo donde se desarrolla la historia y con un final al que aguarda expectante el oyente. Pero un relato en un entorno empresarial no puede enfocarse de esa manera, ya que normalmente la mayoría de las personas sólo está interesada en el final.  A Dean Brenner, experto en comunicación persuasiva y fundador de The Latimer Group, los clientes siempre le hacen la misma pregunta:

“¿Cómo evito que las personas salten a la última diapositiva?.” A lo que Brenner responde: “¿Por qué crees que quieren ver primero esa diapositiva?.” Y la mayoría de sus clientes ya saben la respuesta: “Porque quieren ver el resumen primero”, explica Brenner. Es decir, el suspense que tanto ayuda en las historias convencionales, no ayuda para nada en la narrativa de negocios.

Cómo usar la inteligencia emocional al preparar una presentación

En un entorno empresarial, los oyentes no disfrutan estando en suspense, confundidos y sin saber las respuestas finales de la narración, sino que quieren saber el final de antemano. Ahora que sabemos esto, vamos a ver los seis pasos para hacer que nuestra narrativa sea lo más efectiva posible:

  1. Cuenta el final primero: Como ya hemos dicho, la regla más importante es que hay que darle la vuelta a la narrativa tradicional, es decir, comenzar por el final. Una vez que hayas contado los resultados la audiencia no se distraerá porque ya saben hacia dónde va a llevarles tu discurso.
  2. No olvides el objetivo principal: Es muy importante saber contar una historia, pero no debes perder de vista el objetivo que quieres alcanzar con esta narración. Lo que cuentes debe destacar tus habilidades y tu credibilidad. Aunque esto parece sencillo, tener claro el objetivo será lo que haga que tu narrativa impacte en la gente o por el contrario que fracase.
  3. Que tu narrativa sea apropiada para tu audiencia: Debes tener en cuenta varios factores que rodean a tu relato empresarial, por ejemplo si la presentación es muy formal enfocarla de una manera distinta, la intimidad de la sala donde vas a realizarla así como conocer bien a tu audiencia. También debes pensar en el camino hacia tu objetivo, en el valor de tu negocio y en las necesidades de tu audiencia, como afirma Dean Brenner.
  4. El argumento debe ser simple: Si puedes simplificar tanto tu argumento como para que quepa en un tweet, entonces estás haciéndolo bien. Es decir, cuanto más simple sea tu relato mejor. Puedes explicar los detalles de tu narrativa de negocio, pero demasiados harán que la atención del público se vea reducida.
  5. Busca el problema principal: Los problemas que deben resolverse en equipo siempre unen a la gente. Por eso debes buscar el principal problema a tu relato, y así obtener la solución final será gratificante para la audiencia.
  6. La regla de tres será tu aliada: Primero usa tres actos para introducir tu relato; en el cuerpo de tu argumento explica tres ejemplos sobre ello, o si lo prefieres explica los tres próximos pasos a seguir. Con estos tres ejemplos tu audiencia tendrá detalles suficientes y les darás caminos detallados para entender tu narrativa.

La narrativa en general y en este caso la narrativa de negocios es la forma idónea en que podemos expresarnos y entendernos con el resto de personas que trabajan en nuestro entorno empresarial.

Crear un relato fluido y dinámico hará que tus presentaciones sean más persuasivas, influyentes y memorables.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández