Empresa

Qué es el despido procedente y cuántos tipos existen

Fracasos tecnológicos
Escrito por Lara Olmo

Hay trabajadores y empresarios que no conocen a fondo la normativa laboral y en qué casos puede efectuarse el despido procedente. Te contamos los tipos y las consecuencias económicas.

Se suele hablar más del despido improcedente que del procedente, pero este también existe. Éste se produce cuando hay circunstancias o hechos objetivos que motivan al empresario a rescindir el contrato de un empleado. Este matiz es importante, ya que las razones que alegue para romper la relación contractual tienen que estar justificadas.

Su propio nombre lo indica: es procedente porque el despido está justificado, bien por motivos disciplinarios o de adecuación al puesto (por ejemplo, ausencias reiteradas), por motivos relacionados con causas económicas u organizativas (problemas de rentabilidad de la empresa) o también se puede tratar de despidos colectivos amparados en la ley vigente tras la reforma laboral de 2012.

En cualquier caso la empresa está obligado a comunicarle y detallarle al trabajador las causas de la extinción del contrato, a través de una notificación escrita.

Causas de un despido procedente

Despido disciplinario: toda la responsabilidad rea en el empleado. Aquí entrarían motivos como la falta de asistencia al puesto de trabajo o la puntualidad, la desobediencia del trabajador, si tiene problemas de conducta con otros compañeros o presenta problemas embriaguez o toxicomanía de forma habitual.

Pero ¿qué se considera faltar al trabajo? Según la última reforma laboral de 2012 cuando un trabajador falte al trabajo de forma intermitente (aunque las faltas sean justificadas) y esto represente el 20% de las jornadas hábiles de dos meses consecutivos, o bien el 25% de las jornadas hábiles en cuatro meses discontinuos para un periodo de 12 meses.

Aquí no entrarán motivos como el derecho a huelga o la baja por maternidad o paternidad.

Despido objetivo por causas económicas: si la empresa está pasando por una situación económica negativa, en la que tiene pérdidas o se prevé que puede tenerlas y las ventas e ingresos de los últimos tres meses no son proporcionales a los logrados en el mismo periodo del año anterior. En Twitter llevan ejecutando varios miles de despidos por este motivo.

Despido objetivo por causas técnicas, organizativas o productivas: también es una novedad tras la aplicación de la última reforma laboral de 2012. Por ejemplo, si el empleado trabaja en la cadena de producción de un dispositivo tecnológico y este deja de fabricarse; esto es, por cambios productivos u organizativos de la empresa.

Despido objetivo por incompetencia del trabajador: por ejemplo, si el empleado aseguró durante el proceso de selección que dominaba Google Analytics y luego no sabe utilizar esta herramienta, la empresa tiene derecho a romper la relación contractual.

Derechos del trabajador despedido de forma procedente

Si el despido es por causas objetivas, se indemnizará con 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades.

Si el despido procedente es disciplinario, la empresa tiene que saldar las cuentas pendientes con el trabajador en cuanto a salario y otras contraprestaciones recogidas en su contrato y no estará obligada a abonar una indemnización.

Vía | Womenalia

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.