Empresa

¿Qué es el Crowdlending?

Crowdlending
Escrito por Óscar Condés

Seguramente conoces el crowdfunding pero quizá no la financiación colectiva en la que se presta dinero a un proyecto a cambio de un rendimiento monetario.

Es decir, si en el crowdfunding se trata de que un elevado número de prestamistas particulares inviertan su dinero privado en un proyecto a cambio de una recompensa no monetaria (que pueden ser cualquier cosa que se le ocurra al creador, por ejemplo invitaciones al estreno en el caso de proyectos cinematográficos), en el crowdlending el sistema es igual, sólo que el que aporta espera un rendimiento en dinero “contante y sonante”.

Es por tanto, una forma de conseguir préstamos más propia de pequeñas y medianas empresas que buscan financiarse por métodos alternativos a los tradicionales. Ya sea porque no consiguen que los bancos les den el préstamo necesario; ya sea porque en la banca tradicional los procesos necesarios requieren de mucho tiempo; ya sea porque deciden apostar por esta modalidad considerándola una alternativa más económica, ética y transparente que la que ofrecen los productos financieros tradicionales. Esto serían las mayores ventajas del crowdlending aunque, por supuesto, también tiene su parte negativa. Básicamente que quienes quieren consiguen dinero a través de este tipo de financiación deben hacer frente a unos intereses más altos.

Por lo que toca a los prestamistas, la principal característica es la libertad para decidir dónde, cuánto y a quién prestar su dinero. La transparencia que aporta saber a quién va destinada su inversión es quizá la mayor ventaja en contraposición a los sistemas bancarios tradicionales. Y a esto se une además al hecho de que existe la posibilidad de que su inversión genere un impacto positivo en la sociedad (dependiendo del tipo de proyecto), aunque esto es algo más propio del crowdfunding. Por otro lado, como contrapartida a lo que comentábamos en el párrafo anterior, otra gran ventaja es que suele generar una mayor rentabilidad.

En cuanto a las desventajas, los inversores deben tener en cuenta que el capital prestado no suele estar garantizado y, por tanto, existe el riesgo de que los prestamistas no paguen. Por tanto, la decisión de prestar es del inversor y él es quien asume el riesgo del buen fin de la operación. Por tal motivo, el mejor consejo para los inversores es diversificar.

Que es crowdlending

Cómo funciona

Por todo ello es importante saber el funcionamiento del sistema que debe estar pensado para que ambas partes de la ecuación resulten satisfechas. Como era de esperar, las similitudes con el crowdfunding son muchas. Básicamente el proceso se realiza online a través de plataformas que ponen en contacto a los posibles inversores con los responsables de los proyectos que buscan financiación. La idea, amén de eliminar la necesidad de los bancos, es prescindir de intermediarios y lograr así evitar las largas demoras, la complejidad y los costes que suelen llevar asociados los procesos de los sistemas bancarios de toda la vida.

Claro que las plataformas deben asegurarse de que el dinero llegue a empresas sólidas que aseguren el rendimiento y la devolución del dinero prestado más los intereses fijados. Para ello, como es lógico, es necesario que los proyectos estén cuidadosamente seleccionados y que haya una estricta política de transparencia sobre los datos de las empresas en las que se invierte. Así, las plataformas de crowdlending se aseguran muy mucho de solicitar todo tipo de información a la compañía para confirmar su solvencia, requiriéndolas datos sobre facturación, liquidez, historial, etc para saber si están al corriente de pagos y su sostenibilidad futura. Para ello, las plataformas cuentan con equipos de analistas y en algunos casos recurren a empresas externas de análisis de riesgo. Lo ideal para ellas es que exista un nivel de morosidad bajo, porque les va el negocio en ello.

Algunas de las plataformas de crowdlending que operan en España son Comunitae, ECrowdLoanBook, Arboribus, ExcelendGrow.ly (como suele decirse, “no están todas las que son pero sí son todas las que están”), aunque se trata de un mercado bastante segmentado y en el que las plataformas guardan celosamente los datos del dinero prestado a través de ellas, por lo que es difícil establecer rankings.

Legislación

Tras un periodo en el que la financiación colectiva estuvo sin regular en nuestro país, en 2015 se aprobó la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial por la que se regulaban, en su título V, las plataformas de financiación participativa. En esta ley quedan excluidas las plataformas basadas en recompensas o donaciones (y, por tanto, lo que normalmente entendemos como crowdfunding).

La ley establece lo que pueden y que no pueden hacer las plataformas dedicadas a este tipo de préstamos y que la entidad encargada de autorizarlas e inscribirlas en un registro es la CNMV, previo informe preceptivo y vinculante del Banco de España en el caso de las plataformas de préstamos. Además, la CNMV será la encargada de inspeccionar, supervisar y sancionar a las plataformas, aunque establece que ni la CNMV ni el Banco de España pueden supervisar o autorizar los proyectos.

Asímismo establece que las plataformas deben disponer de un capital social de, al menos, 60.000 euros y un seguro de responsabilidad civil profesional, aval o garantía equivalente para hacer frente a posibles negligencias en el ejercicio de su actividad. Además, las plataformas no podrán contratar inversiones si no tienen recursos propios proporcionales.

Por lo que se refiere a los proyectos presentados, han de ser empresas constituidas en España o la UE y no pueden presentar más de un proyecto simultáneo en la misma plataforma. Establece un límite de dos millones de euros como máximo a solicitar. Por otro lado, la ley establece también qué información han de aportar los proyectos y como han de presentarse, haciendo hincapié en que deben describirse de una forma concisa y en un lenguaje no técnico para facilitar la transparencia ante los posibles inversores.

En cuanto a los inversores, divide en dos tipos, acreditados o no acreditados. Los primeros son normalmente empresarios y deben reunir una serie de condiciones que les permiten no tener límites a la hora de invertir en los distintos proyectos. Los no acreditados, es decir la mayoría, no podrán invertir más de 3.000 € en el mismo proyecto publicado en una misma plataforma.

Claves del crowdlending

Ahora que ya tenemos unas nociones sobre lo que es el crowdlending y cómo funciona, podemos concluir ofreciendo unos puntos clave para todo aquel que esté interesado en esta modalidad de financiación colectiva:

  • El inversor puede realizar préstamos desde pequeños importes (generalmente 50€) y hacerlo de forma totalmente libre, decidiendo cuánto quiere prestar, a quién y a qué tipo de interés.
  • La transparencia debe ser el pilar de cada una de las plataformas que ofrecen este servicio. Así, debe ofrecer datos actualizados sobre la empresa a la que va a prestar o a la que ya ha entregado el dinero para comprobar el estado de su inversión. Por otro lado, incluso debería existir la posibilidad de que el inversor se ponga en contacto con la empresa en la que ha invertido (aunque en ningún caso tendrá poder de decisión alguno).
  • En caso de problemas, la norma que regula este tipo de préstamos es la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial, que se constituye en un elemento para aumentar la confianza de los inversores y conseguir intercambios más transparentes.
  • El riesgo existe y aunque cada operación publicada en las plataformas ha sido analizada para asegurarse de que se trata de un proyecto solvente, lo normal es que el capital prestado no esté garantizado y, por tanto, existe el riesgo de perder la inversión.
  • La forma de mitigar este riesgo es claramente la diversificación. Así, desde todos los ámbitos se recomienda invertir pequeñas cantidades o repartir el dinero entre diferentes proyectos de manera que se pueda diversificar el riesgo y mitigar las pérdidas (si las hubiera) de una inversión con los beneficios obtenidos por otras.

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.