Empresa

Qualcomm da su brazo a torcer: ofrece concesiones a la UE para comprar NXP

Después de negarse durante un año a presentar la documentación que le exigía la UE, Qualcomm finalmente ha desatascado la compra de NXP por 38.000 millones de dólares.

Hace justo un año, Qualcomm anunciaba la compra de NXP Semiconductors a cambio de 38.000 millones de dólares. Se trataba de la mayor compra de la historia en esta industria y creaba un gigante difícil de igualar. Pero la operación, 365 días después, sigue lejos de cerrarse. Y la culpable no es otra que la propia Qualcomm, cuyos dirigentes rechazaron colaborar con la Unión Europea para disipar las dudas anticompetencia de tamaña adquisición.

Las autoridades comunitarias dieron de plazo hasta el pasado mes de junio para que Qualcomm diera garantías y ofreciera concesiones para garantizar el libre mercado en la industria de los semiconductores. Ese plazo se superó sin que en Qualcomm hicieran ni un solo intento de acercar posturas con Bruselas, con lo que la compañía se ha enfrentado a multas diarias de 580.000 euros por no acatar la normativa vigente. Mucho más, sin duda, que los tres millones que la firma norteamericana decía que le costaría cumplimentar la documentación que le exigían los reguladores.

Pues bien, Qualcomm ha desistido en su órdago a la Unión Europea. El pasado cinco de octubre, la multinacional presentó al fin su propuesta de concesiones para permitir la compra de NXP Semiconductors. No se conocen los detalles de dicho documento, pero sí que incluye varias medidas que contribuirían a calmar los ánimos de Bruselas y a favorecer la libertad de elección de los distintos fabricantes de smartphones y otros dispositivos tecnológicos.

Una vez que Qualcomm ha dado este paso, la pelota queda en el tejado de la UE, que fijará nuevos plazos para tomar una decisión final sobre la operación. Antes, las autoridades de competencia recabarán la opinión de rivales y clientes sobre la posible compra, con el fin de conocer si sigue existiendo un riesgo claro de que la fusionada Qualcomm-NXP pueda usar incentivos económicos con el fin de expulsar a sus enemigos o que pueda cambiar el modelo de licenciamiento de NXP para evitar que sus rivales puedan acceder a su tecnología en igualdad de condiciones.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.